Barcelona

El Caso Abidal no acaba: Se confirma que hubo donación, ahora falta saber si eran primos

La Cadena Ser ha tenido acceso a los informes forenses del caso que demuestran que el hígado donado pertenece a Gérard Armand. Lo que no está claro es que él y Abidal sean parientes.

El Caso Abidal no acaba: Se confirma que hubo donación, ahora falta saber si eran primos
@EAbidalOfficial DIARIO AS

El Caso Abidal sigue sin estar claro y a cada puerta que se abre tras la investigación surge una nueva duda. Según las pruebas forenses del peritaje clínico a las que ha tenido acceso la Cadena SER, queda demostrado que fue el ciudadano francés Gérard Armand el donante del trozo de hígado que permitió al defensa barcelonista y actual secretario técnico del club, recuperarse del cáncer que sufría. No obstante, a esta clarificación le sigue el consiguiente misterio: lo que no está claro ahora es que Armand y Abidal sean parientes, en este caso primos tal y como se dijo, por lo que la donación podría ser considerada delito.

Si recapitulamos el caso recordarán que Abidal sufrió un cáncer de hígado que se solventó mediante un transplante del que supuestamente era su primo. Un ciudadano de Lyon llamado Gérard Armand. El caso no tuvo recorrido más allá de la feliz recuperación del futbolista hasta que durante las escuchas telefónicas realizadas a Sandro Rosell se captó una llamada entre el ex presidente del Barça y Juanjo Castillo, un colaborador íntimo del primero, en la que se reprochaba al francés su poco agradecimiento “después de haberle comprado un hígado para salvarle la vida”. Una práctica absolutamente ilegal que abrió una investigación judicial.

Pues bien, las pruebas periciales forenses demuestran que en verdad ese hígado trasplantado era de Gérerd Armand, pues los análisis sanguíneos y las cicatrices así lo demuestran. Lo que no está claro es que sean parientes, hecho exigido para esta clase de trasplantes. Según los investigadores Abidal y Armand incurrieron en contradicciones sobre su parentesco en los interrogatorios y por ese motivo se solicitó al cuerpo consular español en Lyon que consiguiera la partida de nacimiento de ambos, una gestión que no se ha podido completar.