FÚTBOL FEMENINO | VERO BOQUETE

"Crecí sin saber que ser futbolista profesional era una opción"

La jugadora española (Santiago, 1987) del Utah Royals estadounidenses recuerda cómo fueron sus duros inicios en el mundo del fútbol.

Vero Boquete, futbolista española, posa para FIFA.
FIFA

Vero Boquete es una de las jugadoras más mediáticas del momento. Razones para ello no faltan: única española que ha levantado una Champions, primer miembro en activo del equipo de leyendas de la FIFA... En medio de esta crisis sanitaria, la gallega atiende la llamada de AS desde su casa en Utah (EE UU) con el gran deseo de volver a jugar pronto en España.

Lo primero, ¿qué tal todo?

Bien. Las jugadoras tenemos que atender a varios protocolos tanto del equipo como de la Liga y estamos cumpliendo el confinamiento más que el resto de la población. En Utah aún se permite salir a la calle a pasear y hacer deporte.

¿Aprovecha que se puede salir para hacer deporte fuera?

Tenemos trabajo para hacer en casa y otros días salimos a correr. Intento salir lo mínimo, dos días a correr y a las 7:30 para no encontrarme con nadie.

Estaban en pretemporada, ¿cómo se gestiona el retraso de la competición?

A mí me motiva el hecho de que hay una fecha fijada para volver a entrenar (11 de mayo) y para que empiece la Liga (mediados o finales de junio).

Dejando la crisis sanitaria a un lado, ¿qué es lo que más destaca cuando mira atrás?

Mis inicios, que no fueron fáciles. Hasta los quince años jugué con niños y tuve que aguantar comentarios que mis compañeros no tenían que aguantar. Crecí sin referentes femeninos y sin saber que ser futbolista profesional era una opción. Esto es lo que pienso cuando miro a mi pasado, aunque luego pienso en todo lo que he conseguido y estoy realmente satisfecha.

No tuvo referentes femeninos pero, ¿y masculinos?

Empecé siendo central y me fijaba mucho en Ronald Koeman. Durante mi carrera me he inspirado también Xavi Hernández o Iniesta, entre otros.

De central a mediapunta. Menudo cambio...

Sí (risas). Empecé a jugar de libre, luego pasé a central y a medio centro. He jugado también en banda o en punta, aunque la posición a la que mejor me adapto es la de mediapunta.

Ha pasado por unos 15 clubes (PSG, Bayern...), ¿no ha encontrado su sitio?

La razón más bien es que el fútbol femenino no tenía estabilidad hasta hace poco. Para jugar al máximo nivel te tenías que mover. La que era la mejor Liga del mundo al año siguiente no salía o lo que era un equipo que luchaba por títulos en la siguiente temporada se quedaba sin patrocinadores y te tenías que buscar la vida. También influía mi ambición deportiva.

Ahora que la Liga española está entre las mejores, ¿se plantea su regreso?

Con este crecimiento lo veo más cerca. Casi toda mi carrera he estado en el extranjero y me gustaría volver a España y encontrar las condiciones que he tenido que buscar fuera.

Todos los rumores le sitúan cerca del Real Madrid...

Me lo han dicho muchas veces, pero quien tiene que tener interés en ficharme es el club y eso no ha pasado.

¿Qué cree que le falta al fútbol femenino español para ser profesional?

Hay que tener paciencia. No podemos pretender cambiar de 0 a 10 en un día. La firma de un convenio es el primer paso, pero para convertir la Liga en la mejor hay que darle estabilidad, tiempo y un gran compromiso de todas las partes implicadas.

Por último, ¿qué le parece el gran éxito del Depor Femenino este año?

Estoy encantada. Estoy muy feliz de que mi tierra tenga por fin un club de referencia en el fútbol femenino y sobre todo que estén haciendo esta temporada tan buena. Nadie se esperaba que el Depor, que era un recién ascendido, consiguiera los buenos resultados que ha firmado. Yo creo que ese éxito sólo puede ayudar al fútbol femenino en Galicia