ESPANYOL

29 años de la tarde loca de Wuttke en Sarrià ante el Madrid de Antic

El mediocampista alemán anotó un doblete e incluso un gol en propia meta en un partido con polémica: los blancos habían querido fichar a Luis Aragonés.

Wolfram Wuttke, exjugador del Espanyol.
DIARIO AS

Calurosa era la tarde de aquel 7 de abril de 1991 en Sarrià. A las cinco, la innegociable del fútbol de antaño. En realidad, ya venía caliente de semanas atrás, cuando el Real Madrid destituyó a John Benjamin Toshack y tanteó al entonces técnico del Espanyol, Luis Aragonés. Pero el presidente perico, Julio Pardo, se negó en redondo y acabaron los blancos decantándose por Radomir Antic. El macabro destino ha querido que justo hoy, en su vigesimonoveno aniversario, Luis y el serbio se puedan reencontrar en el cielo del fútbol.

Si calurosa era la tarde y caliente venía el encuentro, la clasificación ponía a ambos conjuntos entre llamas: el Espanyol peleando por evitar la promoción de descenso en el año en que acababan de subir y el Madrid, fuera de los puestos europeos. La fogosidad la completaría un genio. Wolfram Wuttke, quien completaría una suerte de ‘hat-trick’ que en realidad fue un doblete a favor y un gol en propia puerta con la chepa para ponerle salsa al asunto porque significaba el momentáneo empate, que desharía a favor del Espanyol nada menos que José Aurelio Gay, actual técnico del Espanyol B y que procedía de la cantera blanca.

El 3-1 final supuso, a nivel de goles, la gran tarde del alemán en su periplo blanquiazul, cuyo último tanto, el 1 de diciembre de 1991, también tuvo al Madrid como víctima. Wuttke fue un jugador altamente casero, no hay más que ver que 16 de sus 18 dianas en el Espanyol tuvieron Sarrià como escenario.

Ya lo dijo Pardo, el mismo que evitó la salida de Luis Aragonés al Madrid, en la llegada del mediocampista, a quien habían preferido por delante del polaco Roman Kosecki: “Con Wuttke nos ha tocado la lotería”. Fallecido prematuramente en 2015, también puede citarse con Luis, Antic y el propio Pardo en ese cielo futbolístico.