MÁLAGA

El nuevo rol de Cifu

El canterano Ismael Casas le ha ‘robado’ la titularidad en las últimas semanas y el bravo lateral granadino vuelve a ver en entredicho su condición de indiscutible.

El nuevo rol de Cifu
MARIANO POZO DIARIO AS

Miguel Cifuentes ‘Cifu’ regresa al punto de partida. El bravo lateral del Málaga se ha visto desalojado nuevamente de la zona de confort y vuelve a verse obligado a remar contracorriente. La aparición de Ismael Casas y la confianza de Sergio Pellicer en el canterano le han relegado a la suplencia, rol que no desempeñaba desde hace más de año y medio.

Pero no es la actual una situación nueva para el granadino. Desde su llegada al Málaga en enero de 2016 han sido muchos los momentos en los que no ha estado entre las preferencias de los diferentes entrenadores blanquiazules. De hecho, tuvo que salir en busca de minutos a Girona seis meses después de su fichaje (verano de 2016) y en enero de 2018 se marchó, también cedido, al Albacete.

Tras el descenso a Segunda y ante los problemas que se encontró el club para reestructurar el equipo dado el alto número de fichas elevadas existentes en la plantilla, Muñiz acabó apostando por él como primer lateral derecho del equipo y Cifu respondió mostrando un buen rendimiento. Tuvo una lesión que le tuvo seis partidos fuera de combate y algún altibajo que le llevó de forma puntual al banquillo en beneficio de Iván Rodríguez. Pero terminó disputando 25 partidos y ganándose la renovación de su contrato hasta el 30 de junio de 2022.

Esta temporada, con Iván Rodríguez no inscrito por los problemas del club con el límite salarial, se quedó como único lateral derecho de la primera plantilla y partió de nuevo con la vitola de indiscutible. Pero tras la llegada de Pellicer su estatus de titularísimo se ha visto cuestionado. Unos problemas físicos le apartaron del Málaga - Numancia del pasado 9 de febrero y el joven Ismael Casas lo aprovechó para quedarse con el puesto.

En los últimos cinco encuentros, Cifu sólo jugó la segunda mitad en Las Palmas. El resto de minutos fueron para Ismael Casas, a quien Pellicer conoce a la perfección de su etapa en el filial. El técnico tiene depositadas muchas esperanzas en el canterano, que de momento está cumpliendo con creces. A Cifu, una vez más, le toca reinventarse y sobreponerse al rol de suplente.