BARCELONA

Griezmann, el runrún que no cesa

Sky Sports asegura que el Barça podría utilizarlo como moneda de cambio en la operación Neymar o para hacer caja este verano. Desde su llegada, está envuelto en rumores de marcha.

Griezmann, el runrún que no cesa
LLUIS GENE AFP

Según Sky Sports, Antoine Griezmann podría ser moneda de cambio en la operación retorno de Neymar. El Barça lo tasaría en 100 millones, siempre la información de Sky, que va más allá y asegura que, de no interesar al PSG, o de no encontrar la voluntad del jugador en formar parte de ese trueque, podría intentar venderlo a otro club de la élite europea.

Es difícil triunfar en un club si eres víctima de una inestabilidad permanente. Y en esa rumorología constante vive Griezmann desde que llegó. No había debutado todavía con el Barça en partido oficial y ya estaba en las portadas como moneda de cambio para abaratar la operación Neymar. Mirado con recelo por la afición después de aquel documental de La Decisión, sus mejores actuaciones no reciben un aplauso unánime. Sin embargo, sus desapariciones en algunos partidos son señaladas con más fuerza. Griezmann se ha aplicado por entrar en el corazón de la gente y hacerse un hueco, pero no le está resultando fácil. A Griezmann se le señala más por fallar un gol en el Bernabéu que pro haber hecho siete veces el gol más difícil del fútbol, el 1-0. Entregado al trabajo colectivo, Griezmann ha mirado mucho más por el funcionamiento colectivo que por el lucimiento individual desde que llegó. Tal vez eso le haya penalizado, pero va en su manera de entender el juego.

Una interrogante gigantesca rodea el nuevo escenario del Barça después de esta crisis sanitaria. Bartomeu piensa que las plantillas de lpos grandes clubes europeos intercambiarán cromos y es público el interés por el regreso de Neymar y el fichaje de Lautaro. Con el futuro de Luis Suárez también pendiente, Griezmann podría verse afectado colateralmente. De momento, el francés, que ha estado poco activo en este periodo de retiro, podría estar meditando cuál es el mejor escenario posible para el futuro. Con sólo una temporada en el Barça, y con un contrato largo por delante, la lógica invita a pensar que Griezmann intentará que el año que viene sea el suyo. Pero los acontecimentos de este año y este nuevo escenario por la crisis del coronavirus con las consecuencias económicas lógicas para el Barça puede dejar todo abierto.