LA CRISIS DEL FÚTBOL ESPAÑOL

Los futbolistas se oponen a más ERTE pero aceptarán los recortes

Tebas (LaLiga) se reunió este martes con Aganzo (AFE) para poner en común los planes de los clubes y la postura de los futbolistas. Seguirán negociando.

Los futbolistas se oponen a más ERTE pero aceptarán los recortes
CHEMA DIAZ DIARIO AS

Si los clubes tienen más claro que nunca que, ante esta situación crítica forzada por el coronavirus, hay que pasar a la acción mediante negociación, recortes y en el peor de los casos ERTE, los futbolistas también se muestran unidos en torno a un mensaje claro: aceptan negociar una reducción salarial que se corresponda con la peculiar situación de cada equipo (no todos manejan las cifras que Madrid y Barça) así como con las pérdidas que puede haber estos meses, dependiendo de los distintos escenarios, pero siguen censurando que un Expediente de Regulación Temporal de Empleo sea la solución a los problemas. Así se lo ha manifestado el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, al presidente de LaLiga, Javier Tebas, en la tercera reunión entre ellos en una semana.

Tebas ha informado al detalle, durante la hora de charla, de los movimientos de los clubes en las últimas horas. Ayer consensuaron una estrategia común en busca de acuerdos y hoy, durante toda la mañana, han estado asesorándose, como ya han hecho otras veces, con los especialistas de LaLiga en materia laboral y jurídica. Fueron dos sesiones muy técnicas, por categorías, para avanzar con firmeza en las estrategias a corto y medio plazo. El máximo responsable de la patronal dio cuenta a AFE de estos movimientos y ha expuesto de nuevo todos los escenarios que hay ahora mismo sobre la mesa en cuanto al calendario (hasta cinco), que mañana tratará con UEFA, y que se resumen básicamente en poder acabar la Liga antes del 1 de agosto, como cree firmemente Tebas y para lo que sería necesario arrancar como muy tarde a finales de junio; tener que reiniciar a puerta cerrada, como nadie desea; o, en el peor de los casos, no poder competir porque los efectos de la pandemia sigan sin controlarse. AFE ha pedido de nuevo a la Federación una reunión para hablar de todas estas posibilidades del calendario.

Las partes hacen números

Los clubes ya han calculado que si se puede jugar todo lo queda, las pérdidas serían asumibles sin demasiados retoques. Se perdería algo en patrocinio, publicidad, merchandising y en alguna partida más. Pero se podría cobrar todo el contrato televisivo, del que resta por recibir unos 500 millones de 1.915 y del que ya se ha cobrado, como anticipo, el tercero los cuatro pagos totales que reciben por temporada. Si hay que reiniciar a puerta cerrada, sus números pasan por tener que rebajar los sueldos de los futbolistas un 10% de media. Y si no se pudiera jugar, opción que se ya se baraja de forma abierta aunque es remota, habría que ampliar ese reajuste salarial en las plantillas profesionales al 20%. La idea de muchos presidentes es bajar los sueldos ya y luego devolver esos porcentajes si se juega.

AFE transmitió la opinión de los capitanes de Primera, donde el salario mínimo es de 155.000 euros, y de los de Segunda, donde el suelo está en los 78.000, a los que volverá a consultar en las próximas horas. La mayoría, aunque hay excepciones, ven lógicas estas cifras que se manejan y están dispuestos a colaborar. Donde hay más división es si ahora o cuando se conozca el impacto real de las pérdidas de esta crisis. En lo que no van a mostrar predisposición alguna es con el tema de los ERTE, ya que la mayoría los censura. Los jugadores, como el sindicato e incluso varios clubes, no creen que sea una solución adecuada, dada la situación en España, queel Gobierno vaya a hacerse cargo de hasta 1.500 euros mensuales por jugador (el resto lo pondría el club). Mas de uno está ganando tiempo, a la espera de que el ejecutivo también proteja con alguna medida, incluso a través de un Real Decreto, a los clubes y deportistas profesionales. En lo meramente deportivo piden una minipretemporada de 15 días antes de reiniciar esta campaña, que se respeten los horarios si hay que jugar en verano así como las vacaciones antes de la 2020-21 (21 días), así como el descanso entre partidos (72 horas y no 48), teniendo en cuenta que podría jugarse en Navidad. Por eso el acuerdo es dar pasos de forma consensuada, con más seguridad que prisa.