GRANADA | GERMÁN

"A todos nos faltará físico, no entrenamos como debemos"

Germán Sánchez debutó en Primera División con 32 años esta misma temporada y se ha convertido en un baluarte del Granada. Su experiencia y trabajo le hacen liderar la zaga nazarí

Germán en un entrenamiento del Granada.

Germán Sánchez es uno de los pesos pesados del Granada. El jugador gaditano debutó esta misma temporada en la máxima categoría, nada menos que con 32 años. Una gran oportunidad que el central no está desaprovechando. "Estoy muy contento por haber debutado en Primera este año. Creo que mi juego no ha cambiado", reconoció para los medios del club. Desde su casa en Granada, el zaguero explicó como es su día a día: "Estoy siguiendo las dinámicas que nos ha mandado el cuerpo técnico durante este confinamiento para regresar en las mejores condiciones".

"Se hace un poco complicado al principio, pero una vez que te acostumbras se lleva de la mejor manera", espetó Germán que intenta mantenerse en forma y una rutina: "Tengo mi rutina que sigo manteniendo: unas horas para el ejercicio físico, otras para alimentación, descansar, tener un poco de vida y así hacer el día un poco ameno". Y, cuando no entrena, el gaditano ha vuleto a viejas aficiones: "Estoy leyendo, que hacía tiempo que no lo hacía. Y muchas videollamadas con familia y amigos para estar lo más cerca posible de los seres queridos. Así vamos llevando los días de la mejor manera posible". Y todo con el regreso de la competición en mente, aunque Germán advirtió: "A todos los jugadores de Primera nos faltará un poco de físico porque, aunque no sabemos la fecha de regreso, no estamos entrenando como deberíamos". Esa falta de forma que puede afectar cuando regrese el fútbol: "Intentaremos aprender de los errores, entrar de nuevo en la dinámica de grupo e intentar optimizar los esfuerzos físicos para que luego no haya ningún percance grave".

El adiós de la Copa y la buena temporada

El Granada estaba haciendo una temporada histórica cuando llegó el parón. Logró el liderato de Primera y se metió en la semifinal de la Copa del Rey, que a punto estuvo de pasar ante un Athletic que sufrió de lo lindo en Los Cármenes: "La eliminación fue dolorosa, con un final trágico porque no se consiguió lo que todos queríamos, llegar a la final". "Sentí una alegría inmensa con el gol, no lo podría describir. Me volví un poco loco, me fui a la esquina y esperé a que vinieran los compañeros para celebrarlo todos juntos. Hicimos un gran partido", explicó sobre las sensaciones tras lograr el 2-0 que metía al Granada en la gran final. El gol de Yuri rompió el sueño nazarí: "Nos quedamos con la gran ilusión que creamos. La afición tiene que estar contenta con nosotros al igual que nosotros con ella, es recíproco. Fue muy bonito mientras duró".

Otro de los grandes secretos de este Granada es la capacidad de cambiar el partido desde lo táctico. Diego Martínez ha conseguido adaptar varios sistemas y los jugadores lo hacen a la perfección cuando les toca cambiar de plan: "Los cambios de sistema que utiliza el míster están dando buenos resultados y eso nos hace un equipo camaleónico y un poco imprevisible para los rivales". Por último, Germán repasó su otro gran gol, el que marcó al Atlético que le dio un punto a los nazaríes y que acabó con su lesión: "El partido fue la cara y la cruz. Muy feliz por el gol, nosotros trabajamos durante la temporada y en particular esa semana el balón parado y fue una especial alegría marcar ese gol del empate. Después un poco decepcionado por la lesión que llegó justo al minuto y un poco triste".