PRIMERA IBERDROLA

Estela, la Policía del Madrid CFF: "Trabajamos en plena locura"

La futbolista madrileña ha visto detenida su actividad en los campos de fútbol, pero a su vez ha intensificado su labor en su otra profesión, la de Policía Nacional.

0
Estela, jugadora del Madrid CFF y Policía Nacional, junto a su padre, también del Cuerpo Nacional de Policía.

La cuarentena para las jugadoras del Madrid CFF cuenta con una gran excepción. Su jugadora Estela Fernández Pablos no podrá llevarla a cabo al tener que cumplir con su otra profesión, la de Policía Nacional. La futbolista madrileña, que se convierte en una de las pocas jugadoras de la Primera Iberdrola que no está cumpliendo de manera justificada con el confinamiento, confiesa a AS estar trabajando "en una plena locura". La atacante blanca compagina desde hace tres años el fútbol con su carrera como Policía Nacional, una profesión que comparte con su padre, que también le inculcó la pasión por el fútbol. "Mi padre ha sido un ejemplo de vida y desde pequeñita me llevaba a ver sus partidos. Mientras él jugaba yo daba mis primeros pasos con el balón", destaca Estela.

Estela, que cuenta también con la carrera de Derecho, relata en declaraciones a AS que su día a día en esta crisis sanitaria está siendo un no parar, intercalando sus turnos de Policía con la preparación física que le han aportado desde el Madrid CFF para mantenerse en forma como deportista. La jugadora, que trabaja en la Comisaría de Parla, también explica a este periódico las medidas de seguridad que está llevando a cabo para protegerse del COVID-19. "Intento seguir las recomendaciones de Ministerio de Sanidad: mascarilla, higiene de manos, protegernos los ojos, lavar bien la ropa o ducharnos nada más terminar el turno. No sabemos si será suficiente o estaremos ya contaminados, pero hacemos lo que podemos", cuenta Estela, que añade: "Son días complicados en los que se juntan muchas emociones pero todo pasa y cada vez está más cerca el final".

No es el primer bache que deberá superar esta temporada la centrocampista con perfil ofensivo del Madrid CFF, equipo en el que recaló hace dos temporadas procedente del Rayo Vallecano. Estela ha sufrido este curso una lesión que afectó a su regularidad en el inicio del curso. Recuperada ya, perseguía su mejor nivel, ese que le llevó con diez dianas a ser máxima goleadora del equipo madrileño en la campaña anterior. "El fútbol es medicina para la cabeza y, desde luego, esto sería otra cosa si pudiera desahogarme con un balón. Ahora tengo que conformarme con mi intento de gimnasio y las videollamadas de equipo", destaca sobre cómo está llevando su cuarentena, en la que ella se ha convertido en otra heroína más para combatir el COVID-19.