FÚTBOL PROFESIONAL

El plan del futbolista: primero jugar y luego revisar los sueldos

Serán solidarios con la crisis, como ya va a hacer el Barça, pero con partidos jugados y pérdidas en la mano.AFE calcula que ni el 25% de los clubes harán ERTE.

El plan del futbolista: primero jugar y luego revisar los sueldos

Los futbolistas son el centro de atención desde hace dos semanas con este parón de la competición. En primer lugar, porque han visto frenada su actividad profesional, como tantas otras, por la aparición del coronavirus. Y en segundo lugar, porque están en boca de todos como solución más a mano para paliar los efectos que tendrá esta crisis en el fútbol profesional y en la población. UEFA, RFEF y LaLiga ya han deslizado sus planes para reordenar el calendario y los clubes también han postulado sobre sus intenciones de bajar sueldos y solicitar los ERTE. Sin embargo, los futbolistas en España, hasta ahora, simplemente habían esperado acontecimientos. Hasta que les han agitado. Si algo han dejado claro, en general, a sus portavoces, los capitanes, y a sus máximos defensores, los sindicatos, es que colaborarán, como ya hacen con el que lo necesita, y que se bajarán los sueldos si procede, pero con una condición: todo a su debido tiempo.

Hasta ahora, todas las medidas de las que se han hablado se han centrado en consensuar un reajuste salarial de los más privilegiados, los futbolistas (un 20% en Alemania; 70% en el Barça). Ellos, los protagonistas, proponen el camino inverso: primero determinar cuándo se reanuda la competición, qué día finaliza y de qué manera, después evaluar los daños en los clubes y al final negociar medidas para que la economía siga siendo sostenible. No se niegan a rebajar sus nóminas. Al contrario. Ponen sus 14 pagas mensuales y las dos extra, en las que cobran gran parte de su ficha, al servicio de sus clubes para hacer números. Lo que solicitan es que los pasos se den de manera más ordenada. Entienden que si se acaban disputando las 11 jornadas restantes y se pueden finalizar las competiciones europeas y la Copa (queda la final), no habrá el mismo escenario que si la temporada se acorta o si no se vuelve a jugar. Los ingresos por televisión, que son la madre de todo, marcarán el paso. Esta es una de las cosas que David Aganzo, presidente de AFE, quiso transmitir ayer a Javier Tebas en una reunión.

En esa cita telemática también se habló del día a día de los futbolistas, en el que ninguno ha visto reducida su jornada laboral para poder justificar esos recortes. Los profesionales, alegan, están trabajando con la obsesión de volver a competir, aunque sea más allá del 30 de junio y vean reducidas sus vacaciones (no les importa). Pero entienden que no es lo mismo el aplazamiento, que es lo que hay, que la suspensión. Por eso, se debe esperar.

En esa reunión LaLiga-AFE, Tebas explicó la postura de la patronal de ayudar a los clubes en la coordinación de la solicitud de los ERTE. Como ha hecho el Barça y el sindicato calcula que harán, en el peor de los casos, un 25% de los clubes profesionales en total (unos de 10 de 42), aunque LaLiga cree que serán bastantes más e incluso entidades históricas. Pero también explicó que, en general, se prefieren tomar de momento otras medidas antes que despedir. El Estado no vería bien indemnizar ahora a millonarios mientras que para los clubes no será nada fácil justificar que sus medidas se toman por "fuerza mayor". La cita, por videoconferencia y sin cursar invitación a Futbolistas ON, llega un día después de que la patronal se reuniese con la RFEF en el Comité de Seguimiento al que pertenece AFE pero al que, esta vez, no le pidieron participar para detener toda la competición sine die.