JUEGOS OLÍMPICOS

Las incógnitas del fútbol por el aplazamiento de los Juegos

Si se celebran en otoño, muchos clubes podrían no ceder a sus jugadores. Si se aplaza a 2021 o 2022 los que lograron el billete ya no serían Sub-23...

Las incógnitas del fútbol por el aplazamiento de los Juegos
MIGUEL MORENATTI

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio supondría un nuevo rompecabezas para ajustar el calendario del fútbol, que ya de por sí es complicado por el aplazamiento de la Eurocopa al verano de 2021 y con las competiciones de clubes aún pendientes de cuándo podrán volver a la actividad. Según los escenarios que maneja el COI, el de posponer los Juegos a otoño o a otro año (2021 o 2022), el panorama sería muy distinto para el fútbol en función de la opción que se escoja.

En otoño

En el caso de que se aplace a otoño el principal obstáculo serían los clubes, porque estarían en plena competición. El torneo no estaría dentro de las ventanas que la FIFA tiene para los partidos de selecciones, en las que los clubes sí que están obligados a ceder a sus jugadores. Ocurría lo mismo en verano, pero en ese caso los futbolistas se iban a perder la pretemporada y, en el peor de los escenarios para los equipos, uno o dos partidos oficiales. Ahora la situación sería muy distinta: el torneo olímpico de fútbol dura 18 días y a ellos habría que sumarle la preparación previa (al menos dos semanas). Eso significaría que los equipos perderían a los futbolistas que acudieran a los Juegos durante un mes en una época en la que ya estaría en juego la Champions y las ligas nacionales. Al no estar dentro de las fechas FIFA, la última palabra sería de los equipos, por lo que lo lógico sería que muchos no permitieran a sus futbolistas acudir y el torneo perdería bastante atractivo. En este escenario España tendría una gran ventaja, porque los clubes de LaLiga están obligados a ceder a sus futbolistas siempre que la Selección española los reclame para cualquier competición y en cualquier categoría, sea dentro o fuera de las fechas que marca la FIFA. Por tanto, el único problema para De la Fuente serían los jugadores que están en el extranjero (Fabián, Aarón Martín, Dani Olmo…). Los que juegan en España, que son la gran mayoría (Oyarzabal, Unai Simón, Soler, Ferran…), sí podrían acudir.

En 2021 o 2022

En el caso de que vaya a 2021, el problema sería la acumulación de competiciones: Eurocopa absoluta, Eurocopa Sub-21, Mundial Sub-20… En ese sentido, al comenzar los Juegos más tarde (a finales de julio) se verían en una situación similar a la que iba a ocurrir en este 2020, donde los futbolistas que quisieran competir en la Eurocopa y también en los Juegos iban a tener que renunciar a sus vacaciones, porque había poco más de una semana entre el final de una y el comienzo de otra. En 2022 se disputa el Mundial (del 21 de noviembre al 18 de diciembre), así que por fechas también podría encajar en el calendario futbolístico. La incógnita aquí radicaría en la edad de los jugadores. Los Juegos Olímpicos son un torneo Sub-23 y cada selección tiene la opción de incluir tres jugadores mayores de esa edad como excepción. Ahora pueden acudir los nacidos a partir de 1997. Si se pasa a 2021 esos futbolistas serían Sub-24 y en 2022 Sub-25. Para cumplir con la normativa tendrían que ir en 2021 los nacidos en 1998 y en 2022 los nacidos a partir de 1999. Es decir, la mayoría de futbolistas que han conseguido el billete para sus selecciones no podrían jugarlo. Por tanto, los organizadores tendrían que decidir si optar porque lo sigan jugando los nacidos en 1997 (la opción más lógica) o si aplicar el criterio de que siga siendo Sub-23.

España

En cuanto a España, esto no altera la decisión de Luis de la Fuente. Si son los nacidos a partir de 1997 los que jueguen el torneo sea en la fecha que sea (que es lo que esperan en la Federación española que ocurra) el seleccionador utilizará el bloque de futbolistas que consiguieron el pase en la Eurocopa Sub-21 de 2019. Las tres excepciones las utilizará en tres los nueve de 1996 que fueron campeones. Ahí sí podría existir una variación si el torneo es en otoño. De esas tres excepciones, De la Fuente tiene dos decididas: Fabián y Ceballos. Pero ambos, a día de hoy, juegan en el extranjero (Nápoles y Arsenal). Si cuando se juegue el torneo siguen en clubes extranjeros, sus equipos podrían negarse a cedérselos a España…