ADRIÁN

“El Málaga es una joya para quien quiera invertir en el fútbol”

El capitán blanquiazul repasó en la SER la actualidad malaguista, puso en valor el potencial de la entidad y no se ve fuera del club: “Me encantaría cumplir varias estadísticas personales en el Málaga”.

“El Málaga es una joya para quien quiera invertir en el fútbol”
MARIANO POZO DIARIO AS

¿Es partidario de que se reanude la Liga y se acabe la competición?: “Soy partidario de reanudar la Liga si estamos todos seguros de que no va a empeorar la situación una vez que se reanude. Hay que tener conciencia, ver cómo se hacen las cosas. Ahora toca estar en casa, entrenarse en casa y dar ejemplo los primeros. A los deportistas hay mucha gente joven que nos tiene como ejemplo. Si todo va bien, lo más justo es que se reanude la Liga. Se lo expresé a AFE, que lo justo sería jugar cuando todo estuviese seguro. Faltan 11 partidos y no sería justo acabar ahora. Y también por el tema económico. Las televisiones pagan por el espectáculo y si el espectáculo no está, habrá muchos clubes que tengan problemas económicos. Siempre que sea posible y seguro, porque la salud es lo primero, los futbolistas tenemos que estar ahí para hacer el esfuerzo, jugar y sacar la temporada adelante. Y cuanto antes puedan venir nuestros aficionados al estadio, mejor. Ellos son una parte importantísima del espectáculo”.

Se calcula que la reanudación podría llegar a principios de mayo: “Creo que esto hay que verlo día a día. Lo primero que han hecho es quitar la Eurocopa de en medio porque deja fechas libres para cuadrar el calendario en caso de que se pueda jugar. Hay que ver cómo evolucionan las cosas. A partir de ahí, todo lo que pasara de cuatro jornadas aplazadas, iba a ser muy complicado meterlo en el calendario estipulado. La UEFA ha hecho bien quitando la Eurocopa porque nos da todo el mes de junio para completar. Entre mayo y junio habría ocho semanas para encajar 11 jornadas y las competiciones europeas. Si todo va bien, lo veo más cerca del 2 de mayo. Nosotros vamos a parar, entrenar en casa no es lo mismo. No puedes hacer las mismas cosas ni vas a estar al mismo nivel físico. Si quieres arrancar el 2 de mayo, a los equipos tienes que darle dos semanas para que se pongan más o menos a tono. Parando tanto tiempo, en dos semanas no vamos a estar al mismo nivel que nos habíamos ido. Pensar que los jugadores podemos presentarnos a jugar sin haber entrenado es una barbaridad. Eso sería jugar con nuestra salud. Habría que hacer una especie de minipretemporada exprés. Y para eso, mínimo, hacen falta dos semanas”.

Rubiales y los tests de coronavirus: “Es difícil porque lo que diga, cualquiera me lo puede tomar mal. Rubiales tiene parte de razón porque los tests se los tiene que hacer gente que tenga síntomas para ver si están contagiados por el virus. Creo que los hemos recibido, pero el doctor nos dijo que sólo se harían en caso de que alguien estuviese con síntomas. Estamos teniendo esa responsabilidad de no usar esos tests si no son estrictamente necesarios. Por suerte, por ahora estamos perfectos, sin síntomas. Nos separamos el viernes pasado y si ninguno de nosotros hace locuras, al final de la semana que viene ya habremos pasado la cuarentena que se dice para ver si aparecen los síntomas”.

Diferencias entre LaLiga y la RFEF: “Echo mucho de menos que haya un entendimiento entre la Liga y la Federación, como sucede en otras ligas como la inglesa o la alemana. Es el último paso que necesitamos para ser la mejor Liga del mundo, con los mejores jugadores, poniéndonos de acuerdo con el calendario, con las convocatorias de internacionales en Segunda, que en otros países también paran... Esto permitiría que los equipos de Segunda también inviertan en jugadores internacionales y se dé potencia a la Segunda española. Hay equipos grandes con un potencial tremendo. Si las dos partes estuviesen más unidas, el potencial que se podría sacar al fútbol español sería mayor del que ya tenemos, que es grande”.

En el tiempo que lleva en Málaga ha pasado de todo: “En Málaga he vivido de todo ya. La temporada está siendo complicada. Todos los jugadores de la plantilla vamos a salir reforzados. Desde que llegué aquí me ha pasado de todo, pero ahora más que nunca veo un gran optimismo en el club y en el ambiente con que el Málaga va a tener otra vez transparencia, un proyecto, poder crecer, y es una plaza muy interesante para alguien que quiera invertir. Es una joya. La ciudad, el clima, el club, sus instalaciones y su afición. Todo eso hace que sea un sitio muy interesante para que quien de verdad quiera tener un club en España de fútbol, apueste por el Málaga. Hay un montón de jugadores que matarían por venir a jugar aquí ganando menos, por lo que es el Málaga. Tengo muchos amigos que me lo han hecho saber. Este verano hubo jugadores que se han ido a equipos recién descendidos que podrían haber venido aquí, no pudieron venir aquí por el salario Liga. Se fueron a esos equipos ganando más y querían venir aquí. Ven desde fuera el campo, la ciudad, la afición, y les encantaría venir a jugar aquí. Eso sí que es un termómetro de verdad de lo que significa el Málaga y de cómo se ve de puertas hacia afuera”.

¿Qué opinión le merece el jeque?: “Lo del jeque ya ha pasado. Hay que mirar hacia adelante”.

¿Y a Richard Shaheen, cómo lo calificaría?: “Mejor no calificarlo, te lo digo de verdad. No sé cuáles eran sus intenciones. Vino con muy buenas palabras, así lo expresamos públicamente, pero después eso no se ha traducido en absolutamente nada. El tiempo nos ha vuelto a hacer ver que estábamos equivocados en confiar en él en su momento”.

¿Qué tal con el administrador judicial?: “Muy bien. No le podemos pedir más información de la que se está dando porque hay un tema judicial todavía por medio, con una investigación abierta, y ya tiene una fotografía real de cómo está el club. Nos ha transmitido tranquilidad, no nos va a decir mentiras, eso seguro, y lo veo con bastante optimismo. Los pasos que ha dado son bastante buenos, sobre todo en el plano deportivo. Ha hecho cosas normales que desde dentro esperábamos como ratificar al entrenador, que lo esperábamos, y apoyarse y confiar en Manolo Gaspar, que está haciendo un gran trabajo y se ha mostrado siempre muy cercano a la plantilla. Eso era necesario”.

¿Preguntó a la plantilla por Pellicer?: “No hacía falta que nos preguntase por Pellicer, los resultados y el trabajo daban una respuesta fácil”.

Usted tiene contrato, pero se espera un verano difícil y con muchos problemas con el límite salarial: “Me queda un año más y otro opcional por partidos. Si hay que hablar, hablaríamos. Primero hay que hablar, ver cuál es la intención deportiva del club. Llevo aquí tres años. Se me ha hecho capitán, estoy muy a gusto, el cariño que me da la gente por la calle es increíble y es algo que valoro muchísimo. No tiene precio el sentirse así de querido por la calle. Mi familia está muy a gusto aquí y en el plano personal tengo entre ceja y ceja algunas estadísticas personales dentro del club que me encantaría poder cumplir. Estoy cerca de cumplir 100 partidos oficiales. Me gustaría poder entrar en el Top-10 de goleadores históricos del Málaga en todas las competiciones. Son récords que me encantaría cumplir en el club y no estoy tan lejos. A estas alturas tengo que plantearme otras cosas y ver qué me llenaría de verdad”.

¿Tiene previsto quedarse a vivir en Málaga cuando se retire?: “Estoy muy a gusto en Málaga, pero mi mujer y yo somos muy de Madrid. Mis amigos de toda la vida y mi familia están allí. Durante el año no me muevo de Málaga, por eso no sé qué va a pasar. Cuando termine quiero seguir ligado al fútbol, no sé de qué forma, pero quiero seguir ligado al fútbol. Estoy sacándome el carnet de entrenador para estar lo más formado posible cuando se me acabe la carrera. Pensar que cuando me retire pueda estar dos o tres semanas sin tener nada que hacer más que llevar mis hijos al colegio, me agobia. Tengo que estar activo y lo mejor que puedo hacer es ponerme a trabajar del tirón porque me apetece”.

¿Cómo le va a su padre en México?: “Hablamos todos los días, veo muchos partidos de la Liga mexicana y la verdad es que es una Liga buena. Hay buenos jugadores, tienen potencial económico. Puede ser la Liga más potente del continente americano junto a la brasileña porque económicamente son capaces de atraer a buenos jugadores. Es interesante, juegan Apertura y Clausura y eso le da mucha opción a los equipos a pelear por un título. Hay equipos que ganan un título y a lo mejor en la siguiente parte de la temporada no clasifican ni para la liguilla. Da muchas oportunidades a todos. Mi padre está bien allí, está trabajando bien, al equipo le va bien y está contento. En el fútbol nunca se sabe. Veremos qué pasa en el futuro”.

¿Cómo está allí la situación con el coronavirus?: “Ahora ya empieza a ser un poco parecido a aquí, la semana pasada ya jugaron a puerta cerrada. Y esta semana mi padre decidió que el equipo no iba a entrenar, que se iban a casa. El resto de equipos ha empezado también a hacerlo y hace falta que el país empiece a cerrarse para que la bola no se haga más grande. Él se queda allí en principio”.

¿Cómo recuerda sus inicios en el fútbol?: “Empecé en el Rayo Majadahonda y ahí comencé a medio formarme como jugador. A los nueve años pasé al Real Madrid, hice una prueba en benjamines, me quedé y me pasé el resto de mi formación futbolística en el Real Madrid, hasta los 19 años. Mis padres iban a verme. Mi padre iba bastante, pero entre medias estaba empezando a trabajar en la tele, con Televisión Española, y lo tenía más difícil. Pero siempre estaban mis abuelos dispuestos a llevarme y a traerme. Ellos no faltaban a ningún partido. Mi abuelo paterno era un apasionado del fútbol y tiene mucha parte de culpa de que yo llegara a ser profesional. Me llevaba siempre a los entrenamientos y a los partidos hasta que la salud se lo permitió. Se fue feliz por ver que su nieto pudo ser jugador de Primera División. Lo vio con su hijo y también lo consiguió su nieto. Mi abuelo empezó siendo del Atleti, pero luego el destino le hizo borrarse las rayas y después era muy del Madrid”.

¿Sus hijos son muy futboleros?: “Mi hijo pequeño (tiene 2 años) está obsesionado con el fútbol y con el Málaga. Tiene que estar 24 horas con la camiseta puesta. Es malagueño, nació aquí. Al grande le gusta, pero no tiene la misma fiebre que el pequeño. Suelen venir siempre a los partidos. Es muy pequeño y chuta bien. Tiene pinta de que le va a gustar. Nunca hemos sido una familia de intentar obligarles a que sean algo. A mí no me obligaron y no veo bien hacerlo yo con mis hijos. Mi padre nunca me obligó ni me intentó meter a la fuerza. Yo lo veía en casa, me gustaba y quería ser futbolista desde muy pequeño. Cuando fui quemando etapas y me di cuenta que podía ir progresando, mi padre me dijo que tenía que tomármelo en serio”.