REGLAS DEL JUEGO

Las diez reglas del fútbol desconocidas por el aficionado

La IFAB publica cada año la normativa del deporte rey. Alguno de sus apartados, poco frecuentes, apenas se conocen: palos, tandas de penaltis...

0
Diez reglas del fútbol desconocidas por el aficionado.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Cada año, la International Football Association Board, por todos conocida como la IFAB, publica las normas que rigen el fútbol a nivel mundial. De temporada en temporada, se introducen pequeños arreglos como que solo haya un hombre en el saque de centro, permitir el cuarto cambio en la prórroga… De cara a la próxima campaña, también hay asuntos a debate como el protocolo del VAR en los fueras de juego o la posibilidad de introducir sustituciones temporales en caso de conmoción. Sin embargo, en el documento publicado hay cientos de reglas inamovibles y algunas de ellas apenas son conocidas ni siquiera por los propios protagonistas. Curiosidades, situaciones no contempladas… Diez matices algo extraños y que posiblemente no conocerán antes de leer estas líneas.

1- Saques de banda

Algo tan simple como un saque de banda, tiene una serie de matices en el reglamento que no son tan popularizadas por su improbabilidad. Si en un lanzamiento un jugador se mete el balón en su propia portería sin que nadie lo toque, será saque de esquina para el rival, al igual que sucede en un lanzamiento de falta. Si se marca un gol a favor de este mismo método, el contrincante gozaría de un saque de puerta. Además, si un futbolista saca de banda y el balón no llega a entrar en el campo, en principio, el lanzamiento debería repetirse.

2- Las porterías y los palos

7,32 metros de ancho, 2,44 metros de alto… Las dimensiones de la portería no atienden a interpretación. Sin embargo, los postes no tienen porqué ser redondos. También pueden tener forma cuadrada, rectangular o elíptica siempre y cuando se mantengan en pie, sean de color blanco y tengan la misma anchura y espesor.

3- De portería a portería…

La típica frase del patio del recreo de los colegios tiene validez en el reglamento real. Si un portero, con la mano, marca gol en la portería rival, el tanto será anulado y se concederá saque de puerta. Si lo hace con el pie, no obstante, sí que subirá al marcador. Otra curiosidad en los goles: si el árbitro señala gol y el balón no entra en la portería, lógicamente debe anularlo. La normativa no recoge la opción de que pite gol, no entre, pero en el rechace el esférico sí que acabe dentro de la red rival.

4- Tandas de penaltis

Una situación relativamente frecuente, pero no demasiado conocida. Las Reglas del Juego de la IFAB establecen que si en una tanda de penaltis un equipo cuenta con diez futbolistas y otro con once, el que no tiene inferioridad numérica debe equipararse a su rival. Es decir, en la final de la Supercopa, el Atlético de Madrid solo podía contar con diez lanzadores en la tanda, los mismos que el equipo de Zidane tras la expulsión de Fede Valverde. Antes del comienzo de la tanda, Simeone debía informar al colegiado de cuál de sus jugadores no lanzaría. Aunque parezca lo contrario, de esta circunstancia sale beneficiado el que cuenta con once futbolistas, ya que el menos experimentado se librará y el especialista lanzará a la par que uno de los mejores lanzadores del rival.

Algo poco frecuente, pero sí más extendido entre los aficionados al fútbol es que si Iago Aspas lanza un penalti al palo, va a por el rechace y marca, el gol no subiría al marcador. El reglamento no permite que el lanzador de la pena máxima recoja el rebote, siempre y cuando su disparo haya golpeado en el palo y el portero no haya intervenido.

Antes de los penaltis, se da el mayor ejemplo de que no siempre las normas se cumplen a rajatabla. Las reglas del juego imponen un minuto de descanso máximo entre la primera parte y la segunda de la prórroga. En el día a día, en extrañas ocasiones se queda en simplemente 60 segundos de refresco. Si bien el respiro es mínimo, suele ser de mayor duración. Eso sí, el reglamento da potestad al árbitro de extenderlo siempre que lo considere necesario.

5- Jugar con menos de siete futbolistas

El reglamento estipula que si un equipo cuenta con menos de siete jugador en el césped, directamente se da el partido por ganado a su rival. Sin embargo, si Osasuna sufre cuatro expulsiones y Roberto Torres tiene que salirse a la banda para cambiarse de botas, en ningún caso perdería. En ese supuesto, sí hay un matiz importante: el colegiado no debe dejar seguir el juego hasta que el centrocampista regrese junto a sus compañeros, pero no debe pararlo si sale con el balón en movimiento.

6- Goles y presencias no autorizadas

Los nervios pueden a Simeone, que ocupa un pequeño espacio del terreno de juego cuando Álvaro Morata marca en un mano a mano con el guardameta rival. El colegiado lo ve y no solo debe indicar al técnico argentino que se meta en su área técnica, sino que, según el reglamento, debe anular el tanto independientemente de la incidencia del Cholo en la jugada. Sí que daría validez al tanto si es Klopp el que está en el rectángulo de juego cuando el delantero rojiblanco bate a Adrián San Miguel. Una situación todavía más extraña. Maxi Gómez es sustituido antes de un córner a favor del Atalanta y se retira del césped por su línea de fondo. El equipo italiano bota el saque de esquina y, tras un par de rebotes, tiene un balón franco para marcar. En ese entonces, el delantero uruguayo, ya sustituido, decide entrar al área para salvar sobre la línea el gol rival. Lo consigue y en un rechace, Papu Gómez anota. El árbitro debe dar validez al tanto.

7- El desconocido balón al suelo

En el fútbol actual, ha desaparecido el concepto bote neutral (ahora balón al suelo) y es el colegiado el que deja el balón al lado del equipo que lo tenía controlado en el momento en el que se paró el juego. Si al lanzar el balón toca a un futbolista antes de caer al suelo, se repite. También si tras el bote se marcha fuera sin que nadie lo toque. Más llamativo resulta el gol tras bote neutral. La situación: el colegiado le deja el balón muerto a Frenkie de Jong en la frontal del área. Este decide disparar directamente a portería y su chut acaba en el fondo de la red sin que nadie lo toque. El resultado de esa acción sería saque de puerta para el rival blaugrana.

8- Gol en saque de centro

Parece imposible, pero ¿alguna vez se han planteado si sería válido un gol en el saque inicial? Si el balón entra en la portería rival sí lo sería. Eso sí, en ningún caso se podría dar un gol en propia portería. He aquí la situación: el Real Madrid saca de centro y Karim Benzema cede el balón atrás para Thibaut Courtois. El belga se resbala y el balón entra en la meta blanca sin que ningún futbolista lo haya tocado. El tanto no sube al marcador y el árbitro debe señalar córner a favor del equipo rival.

9- Pantalones largos en los porteros

Los futbolistas de campo deben portar la camiseta de su equipo, unos pantalones, unas medias y toda la ropa interior debe ir a conjunto con el fin de evitar confusiones. Los porteros, además, cuentan con el plus de poder llevar pantalones largos si así lo requieren. Una ventaja solo permitida para ellos.

10- Tiro libre indirecto

También llamado penalti con barrera, es una jugada nada habitual en el fútbol de hoy en día. Se puede señalar por cesión, juego peligroso, plancha… y también por dos extrañas situaciones que apenas se dan o, en su defecto, nunca se pitan. Para el aficionado al videojuego, cuando un guardameta bloca el balón con la mano, tiene una serie de segundos para ponerlo en movimiento. En caso de no hacerlo, la máquina responde automáticamente y pega un pelotazo en largo. En la realidad, el árbitro debería señalar libre indirecto. Lo mismo sucedería si un futbolista insulta a otro con el balón en movimiento. Nada más lejos de la realidad, estas acciones se suelen quedar en anécdotas.

Consulta todas las normas del juego.