ESPANYOL

La amenaza de recesión al cuadrado del Espanyol

Arriesga un 25% de los ingresos en el ejercicio con más gastos de su historia, se juega el descenso y en la Bolsa roza su mínimo: en un año ha caído un 35%.

Chen Yansheng, presidente del Espanyol.
GORKA LEIZA DIARIO AS

Intranquilo por los casos de positivo en COVID-19 dentro de la plantilla, en los despachos tiene el Espanyol varios frentes abiertos. El primero pasa por un eventual descenso, que reduciría drásticamente los ingresos en vistas a la próxima temporada. El segundo, por un recorte también de la entrada de dinero prevista en caso de que no se reanude LaLiga. Y para colmo, aunque solo afecte tangencialmente, las acciones de Rastar Group se desploman.

Si finalmente no se disputan las 11 jornadas restantes de esta temporada, más de una cuarta parte de la competición, se calcula en el Espanyol que podrían perderse entre el 25 y el 30 por ciento de los ingresos previstos. Habida cuenta de que tenía presupuestado el club percibir 64,27 millones por derechos televisivos y 14,77 en el apartado de publicidad, entradas, abonos y comercial, dejarían de entrar aldededor de 20 millones en ese supuesto.

Un detalle mayor justo en la temporada en la que ha realizado el Espanyol el mayor dispendio de su historia en fichajes, con una inversión de 59 millones de euros (aunque en verano, ciertamente, se aseguró el ingreso de 40,5), y en que ha asumido también un coste récord en la plantilla, con 80 millones destinados a los salarios.

Un 20 por ciento menos en lo que va de 2020

A todo esto se añade de refilón la caída en la Bolsa de Shenzhen, China, de Rastar Group, el conglomerado empresarial que ostenta la propiedad del club. El valor de las acciones ha caído en un 20 por ciento solo en lo que va de 2020, con un único ascenso efímero el 7 de enero, tras el gol de Wu Lei en el Espanyol-Barcelona.

Y no se puede atribuir el desplome a los efectos económicos del Covid-19 ya que el parqué en ese periodo no registra pérdidas. De hecho, en los últimos 365 días, mientras que la cotización de Rastar ha bajado un brusco 35,34 por ciento, Shenzhen ha subido incluso, concretamente un tímido 0,79 por ciento.

Y para colmo, al cierre de la sesión del pasado miércoles, las acciones de Rastar cotizaban a 4,03 yuanes renminbi, lo que constituye su valor más bajo desde que el 22 de febrero de 2019 cayeron hasta 3,83. Algo que a corto plazo no debería acusar el club, pero sí el bolsillo de su presidente, Chen Yansheng, que al fin y al cabo, como se dice en el argot popular, es quien paga la fiesta.