GIRONA

Los fichajes invernales del Girona se congelan

Los fichajes invernales del Girona se congelan
Girona FC

El Girona acudió al pasado mercado invernal con la intención de aumentar el nivel de su plantilla y, tras firmar a Brandon Thomas y Christian Rivera, las expectativas estaban cumplidas. Incluso cuando el balón empezó a rodar, especialmente con Brandon, se logró hacer que el conjunto de Pep Lluís Martí fuera más temido, pero la progresión ha acabado por congelarse. Eso sí, ha faltado mucha fortuna porque las lesiones han provocado que al final, estos fichajes acaben sumando más problemas que beneficios. Brandon sufrió la pasada semana una grave lesión que le tendrá KO lo que resta de curso y Rivera no está logrando tener continuidad en su juego por culpa de unas molestias.

Brandon aterrizó en Girona de manera inmejorable porque una vez convenció a Martí de que merecía ser titular, tan solo tardó tres encuentros en asentarse, carburó y su aparición coincidió con uno de los mejores momentos gerundenses del curso (siete partidos sin caer). Además, firmó dos goles y una asistencia. Pero la mala fortuna le atizó el pasado miércoles porque, durante la sesión de entrenamiento, sufrió una rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda, y esto provocará que, una vez pase por el quirófano, esté como mínimo seis meses de baja. El director deportivo del Girona, Quique Cárcel, depositó muchas esperanzas en Brandon, aunque ahora no queda otra que resignarse y mirar hacia delante. En cuanto a Rivera, llegó a Girona por la necesidad de atar a un medio de contención y era una de los deseos de la dirección deportiva rojiblanca. Pero se está topando con el problema de que Martí confía en Gumbau y Granell para el doble pivote y, además, las molestias no le dejan brillar. Es más, en la jornada 27 ante el Huesca, debutó y tan solo disputó cuatro minutos. Un partido después, contra el Depor, y aprovechando la baja de Gumbau por sanción, fue titular aunque fue sustituido en el 57'. Lo cierto es que no ha acabado de encajar aún porque después, ante la Ponferradina, participó en 13 minutos y ya en las dos jornadas antes de este parón, por culpa de unas molestias, se quedó sin convocar. De ahí que sus apariciones se han limitado a 74 minutos en tres partidos. Una vez se vuelva a la competición y a la normalidad, se espera que Rivera se descongele, recupere su nivel y pueda ayudar al Girona a lograr el objetivo.

Y, por último, Joaquín Zeballos. Se le puede considerar un fichaje invernal pese a que firmó el pasado 6 de este mes. Estaba sin equipo tras acabar contrato con Juventud (Uruguay). Llegó para ocupar el hueco de Marc Gual, que fichó por el Madrid Castilla, pero este parón por el coronavirus le ha afectado de manera que tan solo ha podido completar seis sesiones de entrenamiento bajo las órdenes de Pep Lluís Martí. Ahora, en su domicilio, como el resto de sus compañeros, debe seguir un plan individual de trabajo para no perder la forma. Aunque no compite desde el pasado 6 de diciembre de 2019. Su rendimiento en el Girona es una incógnita porque, además, es la primera vez que sale del fútbol uruguayo.