ATLÉTICO DE MADRID

El Atleti se sacudió el estigma de Turín, pero ahora mira a la UEFA

La debacle ante la Juve antecedió a la de San Mamés. Champions y Liga se esfumaron en una semana. Pendiente de la decisión, el Atlético se jugará su futuro en un estado anímico diferente.

Entrenamiento del Atlético de Madrid.
JOAQUIN CORCHERO ARCOS DIARIO AS

El Atlético se sacudió en Anfield el mal de Turín un año después. Fue el 12 de marzo de 2019 cuando el equipo de Simeone se dejó la ventaja que llevaba (2-0) del partido de ida y sumió al equipo en una depresión que le llevó días después a descolgarse también definitivamente de la lucha por la Liga. Pocos días después de aquel hat-trick de Cristiano, el equipo caía estrepitosamente en San Mamés para sumergirse en una espiral de poca confianza sobre la que navegó hasta el final de temporada. Pudo entonces asegurar el segundo puesto y poner así el broche final para la despedida de la vieja guardia.

La derrota en Turín dejó un sentimiento de pérdida por el camino, aquello que había hecho al equipo de Simeone reconocible por encima de los resultados. Aquella noche no compitió, no fue él mismo y, habiendo dado muestras de mejoría, la prueba de dejar en la estacada al campeón de Europa llena los depósitos de confianza para un equipo más joven y que vuelve a doctorarse en la asignatura del sufrimiento. Un bautismo de fuego para los nuevos, necesario y vital.

Pendiente de la UEFA.

La crisis sanitaria del coronavirus ha parado la competición y el Atlético tendrá que esperar para dar continuidad a su inercia. Lo que está claro es que, deportivamente, el estado anímico es diferente al de hace un año y los reemplazos de la vieja guardia maduran. La reunión de la UEFA es trascendental para todos, muy especialmente para un Atlético que en la Liga está ahora mismo fuera de los puestos que dan derecho a la Champions. En el seno colchonero se recibieron como un respiro las palabras de Tebas en las que se mantenía decidido a terminar de disputar el campeonato, pero eso depende también de las decisiones del máximo organismo europeo. Para el Atlético tiene que ser así, que se juegue lo que queda de Liga, para no depender de lo que pase con la Champions. No cabe, bajo ningún concepto, no obtener plaza para poder jugar la próxima Liga de Campeones. De otra manera sería imposible mantener el presupuesto de gastos. El Atlético se juega mucho también en esas videoconferencias de hoy.