ALMERÍA

Darwin Núñez adelanta por la derecha a Álvaro Giménez

El delantero charrúa lleva doce goles, por los nueve del pichichi del pasado curso a estas alturas del campeonato, doblándole en el ratio goles por partido al exrojiblanco.

0
Darwin Núñez adelanta por la derecha a Álvaro Giménez
Carlos Barba Diario AS

A pesar de su corta historia el Almería ha tenido grandes goleadores, que han acabado ganando Eurocopa (Álvaro Negredo) o Premier League (Leo Ulloa). El último fue el primer pichichi indálico, emulando el logro Charles una temporada después y Álvaro Giménez el pasado curso. Ahora es el turno de Darwin Núñez, aunque su falta de adaptación en los primeros compases del campeonato y los guarismos de Christian Stuani hagan que otro galardón rojiblanco sea prácticamente imposible. Eso sí, el charrúa presenta de momento mejores números que Álvaro Giménez, máximo goleador de la categoría el pasado ejercicio.

A favor del internacional uruguayo del Almería (Tabárez lo citó junto al ariete del Girona en su última lista) está que incluso ha disputado menos encuentros que Álvaro Giménez a estas alturas de campeonato. En concreto, en la jornada 31 de la pasada campaña el delantero ilicitano llevaba nueve tantos en 29 partidos disputados, por la docena actual del sudamericano en una veintena de choques. Así, el promedio goleador del primero era de 0'31 tantos goles por partido, mientras que el del actual jugador del Cádiz es de prácticamente la mitad (0'31).

Álvaro Giménez mejoró sus números después hasta llegar a los veinte goles (disputó 38 encuentros, con un promedio de 0'52 dianas por duelo). Een el caso de que la competición se retome, Darwin Núñez tendrá once encuentros para materializar nueve goles y superar al ahora futbolista gaditano, el último gran goleador del Almería. Ulloa, Charles y el propio Álvaro Giménez tienen en común que nunca antes de lograr el pichichi de Segunda habían hecho tantos goles, ni tampoco han vuelto a superar su cifra rojiblanca después.

En el ejercicio 11-12 Ulloa materializó hasta 28 goles ligueros en 38 encuentros, con un promedio de 0'73. La jornada 31 la cerró con 23 tantos (se marcó un doblete ante Las Palmas), por lo que su ratio era espectacular (0'85 tanto por encuentro), haciendo después sólo media decena. Charles, por su parte llegó un año después a la fecha trigésimo primera con 19 goles, metiendo una marcha más en el último tramo de temporada para acabar con 27 chicharros, por delante de Jesé.