ALMERÍA 4 - DEPORTIVO 0

1x1 del Almería: Darwin no es de Segunda

El delantero emergió mostrando que está un peldaño por encima que el resto. Hizo doblete y ya suma doce tantos. Compartió protagonismo con Corpas, ovacionado por el Mediterráneo.

DARWIN NUÑEZ celebra un gol
CARLOS BARBA DIARIO AS

El Almería se reencontró con el triunfo seis jornadas después recuperando buenas sensaciones en un partido completo y coral con un ataque muy dinámico. Gutiérrez le dio continuidad al once de Cádiz, con las novedades de Villalba por Appiah y de Juan Muñoz por Aguza, actuando la doble Ñ de inicio para buscar pisar el campo rival desde un primer momento. Y funcionó.

Fernando. El murciano no tuvo el trabajo de jornadas anteriores, resolviendo de manera correcta lo que le llegó.

Balliu. Cuando se anunció su fichaje por el Almería no fueron pocos los que cuestionaron la incorporación, argumentando que el puesto estaba bien cubierto con Romera. Un peldaño o dos por encima está Balliu, lateral, interior y extremo ante el Deportivo. Dio la asistencia del primer gol y fue el autor del segundo. Como si fuese Lahm en el Bayern de Guardiola, también dobló por dentro, como en el 2-0, en el que finalizó con un paso hacia dentro de la red con su zurda.

Costas. Está pasando cada vez más desapercibido, lo que es bueno para el futbolista propiedad del Celta después de su mal inicio con la elástica rojiblanca. Ante el Deportivo incluso se le vio más tranquilo con el balón, no limitándose sólo al pase de seguridad, sino arriesgando algo más que de costumbre.

Maras. El serbio volvió a demostrar sus galones, estando muy soberbio en el juego aéreo. También cumplió realizando las coberturas a Iván Martos.

Iván Martos. El catalán volvió a su nivel. A pesar de que el equipo de Fernando Vázquez intentó entrar por su banda, Martos estuvo sobrio en defensa, cumpliendo como siempre y dejando claro que lo de Cádiz fue un desliz. No se prodigó demasiado en el aspecto ofensivo.

Corpas. A pesar del excedente de efectivos en el centro del campo, se ha ganado un puesto en el once de José María Gutiérrez. Frente al Depor demostró por qué, recibiendo la ovación de la hinchada a pesar de no ser sustituido ni haciendo ninguno de los cuatro goles. Otra jornada más volvió a estar muy activo, recibiendo tanto en el exterior como ocupando pasillos interiores para dejar el carril diestro para Balliu. Se compaginó muy bien con este. En el segundo acto entró como cuchillo en mantequilla, un auténtico quebradero de cabeza para Mollejo. Genial su asistencia en el 4-0.

De la Hoz. Aunque por sus características es un hombre de área a área, hizo la labor de mediocentro defensivo, dejando a Vada que se descolgase. Fue clave para darle el equilibrio necesario a un Almería con tantos jugadores ofensivos, haciendo de pegamento entre la línea defensiva y la artillería.

Vada. El argentino está siendo de los jugadores más regulares en las últimas jornadas, llevando el peso del juego. Si en el Ramón de Carranza, Gutiérrez formó con un trivote, esta vez Vada tuvo que estar más atento en las transiciones ataque-defensa al estar sólo dos efectivos en la sala de máquinas. Buscó siempre el balón y participó en la jugada del primer tanto.

Villalba. Fue el más discreto de la parte de arriba. Partía desde el costado zurdo, pero en fase de ataque tendía a irse al centro. Se le vio demasiado egoísta, incluso algo desquiciado con una amarilla innecesaria. Tras la entrada de Appiah, se colocó de mediapunta, aunque se fue poco después al banquillo.

Juan Muñoz. El sevillano volvió a citarse con el gol, sentenciado el partido (3-0) en un rechace. Fue una de las dos novedades en el once. Estuvo bien, aunque no llega a ser ese espléndido futbolista que se asociaba con Darwin Núñez como si hubiesen jugado juntos desde críos.

Darwin Núñez. Si Darwin está a su máximo rendimiento o cerca de él, es difícil que el Almería no compita. El charrúa fue el responsable de abrir la lata y de cerrarla, haciendo que su equipo se reencontrase con el gol 299 minutos y 51 días después en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo, donde volvió a aparecer su zancada y su facilidad para hacer gol (ya lleva una docena). En el primer tanto le ganó bien la partida a Montero y en el cuarto remató un gran centro de Corpas.

Aguza. Primer cambio hoy, fue uno de los damnificados tras la derrota en el Ramón de Carranza. Entró a la media hora de juego por Vada, un cambio natural, sin mejorar la actuación del argentino.

Appiah. El inglés fue el otro futbolista que se 'cargó' José María Gutiérrez, teniendo sus minutos en el segundo acto. De nuevo actuó por la zurda, ya que el costado diestro tiene dueño propio: José Corpas. El ex del Nottingham Forest aportó poco.

Enzo Zidane. El galo saltó al terreno de juego del Mediterráneo a falta de diez minutos para el final, debutando con la elástica almeriense. Ejerció de mediapunta, por detrás de Darwin. Al igual que Appiah, apenas aportó.