REAL ZARAGOZA

"No contemplo otro escenario en el futuro que la continuidad de Víctor"

Lalo Arantegui ha asegurado que no ha tenido ninguna duda a la hora de renovar como director deportivo y se ha referido a la posibilidad de que el entrenador aragonés siga al frente del equipo: "Es una leyenda y es una decisión que debe tomar él".

"No contemplo otro escenario en el futuro que la continuidad de Víctor"
ALFONSO REYES

—¿Su renovación es un síntoma de estabilidad en el club?

—Hay un proyecto y el club sigue creciendo año tras año. Estamos superando dificultades de todo tipo temporada tras temporada. Consideramos que el proyecto es ambicioso y ahora mismo estamos en un momento dulce, para disfrutarlo. En lo que supone para la dirección deportiva, estamos donde queremos estar. No nos planteamos un futuro que no sea en el Real Zaragoza y confiamos en que se consiga el objetivo, que todos sabemos cuál es.

—¿Ha tenido alguna duda a la hora de renovar?

—No, para mí ha sido muy fácil continuar aquí. Las conversaciones con el director general siempre son sencillas y en este caso la predisposición de ambas partes iba en la misma dirección y siempre ha habido mucha facilidad para llegar a un acuerdo. Por nuestra parte no ha habido ninguna duda.

—¿Con qué se queda hasta ahora?

—Me quedo con el día a día. Marcarte objetivos a largo plazo se hace muy largo, ya que durante una temporada sufres muchos altibajos, sobre todo en esta profesión, en la que dependes del resultado inmediato de cada siete días. Me quedo con la satisfacción de cuando el equipo gana, son jugadores que cada uno ha venido de una parte distinta y hay mucho esfuerzo detrás para que estén aquí, el día a día con el cuerpo técnico, con el que mantenemos muchas conversaciones… Es un trabajo en el que prácticamente no descansas ningún día de la semana y vives el partido con pasión.

—Desde que usted llegó a la dirección deportiva, varios canteranos han ascendido al primer equipo y la cantera está teniendo muy buenos resultados. ¿Es de las cosas de las que se siente más orgulloso?

—Una de las bases del proyecto desde que llegamos es la cantera y lo va a seguir siendo independientemente de la categoría en la que estemos. Los responsables de cantera están trabajando muy bien y los chicos también. Llegan preparados para estar ya en el Deportivo Aragón e incluso tocar el primer equipo. Nosotros tenemos que seguir apostando por ellos. No tiene nada que ver con una necesidad económica, sino con una creencia y una capacidad de estos jugadores jóvenes para llegar. Desde aquí les lanzo el mensaje de que sigan trabajando de la misma manera porque el Real Zaragoza va a seguir apostando por los jugadores jóvenes, sobre todo los formados con nosotros.

—¿En qué momento lo ha pasado peor desde que llegó?

—En el fútbol en general te puedes quedar con un tercio de alegrías y dos tercios de vivir con altibajos. Yo llevo aquí tres temporadas. La primera fue bastante atípica, ya que nos plantamos en el mes de enero prácticamente luchando por la permanencia y al final el equipo le dio la vuelta a la situación. La segunda empezó muy mal, con un cambio en el cuerpo técnico y lesiones de jugadores muy importantes, y la llegada de Víctor transformó esa mala dinámica que teníamos para volver al nivel que todos esperábamos del equipo y salvar la temporada. No nos olvidemos de que el equipo vendió por ocho millones de euros, con la capacidad de vender por doce, y esa fue la temporada mala. En la buena, que es en la que estamos ahora, toca seguir trabajando duro porque no hemos conseguido nada. La verdad es que el equipo muestra mucha madurez, unión y una identidad en el juego. Me quedo con que a lo largo de un curso vas a tener momentos buenos y malos. Desde luego que el año pasado fue durísimo porque hay momentos en la temporada en los que ves que el trabajo no tiene recompensa y el equipo tiene muchas dudas en el campo. Después, con la llegada de Víctor todo se estabiliza, pero tanto en la primera como en la segunda campaña hubo momentos malos y a ver si en ésta conseguimos refrendar todo el trabajo que hemos hecho hasta ahora.

—¿En qué escenario trabajan de cara a la próxima temporada?

—Por supuesto que hay que trabajar en todos los escenarios, pero de momento hay que tener los pies en el suelo. Estamos en el mejor momento y en la mejor posición para afrontar el último tramo de la temporada, pero nos queda lo más duro y lo vivimos en este último partido en Santander. Cualquier rival nos puede bajar del cielo a la tierra. Planificamos el trabajo para tener un equipo asentado el año que viene y que tengamos libertad y tiempo para realizar modificaciones. Tenemos una plantilla con futbolistas muy apetecibles en el mercado y tenemos que estar preparados para todo. Ojalá que el escenario sea el que todos esperamos, pero trabajamos para tener un proyecto y un equipo estable la próxima temporada.

—¿Se ha planteado ya la continuidad de Víctor Fernández al frente del equipo?

—Con Víctor la relación es fantástica desde el comienzo. Hablamos del pasado, del presente y del futuro. Víctor aquí es una leyenda y para mí es un placer trabajar con él. La sabiduría que tiene por toda su experiencia en el Real Zaragoza y en otros clubes es grande y ya sabía de la renovación de la dirección deportiva desde hace tiempo. No contemplo otro escenario en el futuro del Real Zaragoza que la continuidad de Víctor, pero esa decisión la tiene que tomar él, con tranquilidad y sin presión. Es una libertad que debe tener él porque se la ha ganado, porque es una leyenda y porque está haciendo un trabajo fantástico. Y ojalá que todo sea con un final feliz en Primera División porque sería un gran premio para el club, pero también un gran premio a nivel personal para él.

—¿Cuáles son los primeros puntos en la agenda de cara al futuro?

—Sobre todo asentar la base de los jugadores jóvenes que están en el Deportivo Aragón y el Juvenil. Todos prácticamente tienen contrato, pero hay que dejarles claro cuál es la idea del club. En cuanto al primer equipo, todos los jugadores tienen contrato de cara a la próxima temporada, con la excepción de Eguaras. Estamos en pleno proceso de renovación, él ya dijo el otro día que era optimista y yo también soy optimista con su renovación. Respecto al entrenador, Víctor ya sabe que la predisposición es máxima. Es una leyenda y una persona que conoce 100% el club.

—¿Hay alguna opción de poder seguir contando con Luis Suárez una vez finalizada esta temporada?

—El propietario del jugador es el Watford. La relación entre clubes es magnífica, pero no tenemos ninguna potestad sobre él. Será una decisión que tome el Watford. Evidentemente, en Segunda no tenemos ninguna posibilidad y en Primera será una decisión que tome el Watford. Me consta que cuentan con él para el año que viene, pero queda mucho tiempo para esa decisión y veremos lo que ocurre.

—¿Le preocupa que estando ahora mismo el equipo segundo con cinco puntos de ventaja sobre el tercero se considere el playoff como un premio menor?

—Hasta el momento no hemos conseguido nada. Conseguir un playoff estaría bien. Ahora parece que sería poco, pero pelear un ascenso a Primera para nosotros siempre es bueno. Lógicamente, ahora al equipo se le ve en una línea muy madura y positiva y se creen capaces de todo, pero viene bien esta rueda de prensa porque lo cierto es que el último día el equipo no estuvo acertado frente a un rival que está abajo. Llevamos siete años en Segunda como para saber que en esta categoría cualquier rival te va a poner las cosas muy difíciles y que los tres puntos hay sudarlos hasta el minuto noventa para conseguirlos. Yo no creo que hayamos conseguido de momento nada. Quedan doce partidos, que son muchos puntos, y tienen que venir aquí rivales muy importantes que están peleando por lo mismo que nosotros. También debemos ir a campos muy complicados y tenemos muy poco margen de error para pelear el ascenso directo.

—¿Qué le parece que dentro de tres jornadas, en el partido contra el Almería, el equipo pueda perder varios jugadores al ser convocados por sus selecciones?

—Es inconcebible que vendamos un proyecto de cara al exterior y ésta sea la única segunda división de las grandes ligas de Europa que no para la competición en los partidos de selecciones. Al principio de temporada ya sabes cómo son las normas, pero ahora nosotros nos vemos en una situación en la que es posible que nos convoquen cinco jugadores que cuando llegan aquí no son internacionales. Gracias a su trabajo, al escaparate que es el Real Zaragoza y a la trayectoria del equipo se pueden ver en una situación que a nivel individual es un premio, pero que a nivel colectivo para nosotros es un castigo enorme. No tiene sentido que afrontemos un partidos sin cinco futbolistas importantes dentro de una plantilla. Estamos hablando de prácticamente la mitad de un equipo titular. ¿La plantilla está preparada para afrontar esos encuentros? Evidentemente, ya que todos quieren jugar y están preparados, pero esos tres puntos valen lo mismo que los tres puntos que afrontaremos con toda la plantilla. Para mí no tiene sentido. Es una norma que continúa de temporadas atrás y para nosotros es un castigo enorme. No sé cómo se puede cambiar. Yo ya no digo un parón, pero con que hubiera un jugador convocado por su selección nacional ya se debería tener la capacidad de suspender el partido.

—¿Qué puede hacer el Real Zaragoza al respecto?

—Nosotros no podemos hacer nada. Yo me pongo en la piel del jugador y lógicamente el futbolista está entusiasmado ante la posibilidad de defender a su país. Puedes hablar con el seleccionador y pedirle por favor que no le convoque, pero nada más. Y al jugador no le puedes decir nada. Es lógico que quiera jugar con su selección, pero nosotros, que somos los que pagamos el salario de ese futbolista, nos vemos en una situación en la que no podemos disponer de él en un momento muy importante para nosotros. ¿Te convocan a uno? Bueno, pero que te puedan llegar a convocar a cinco es una locura.