REAL MADRID

Mariano pone a Jovic en apuros

Cada vez que sale de la mazmorra donde le tiene confinado Zidane, Mariano responde. Es el polo opuesto a la frialdad de Jovic pero, según su técnico, sigue "por detrás" del serbio...

Mariano es el futbolista que menos cuenta para Zidane y, pese a eso, ni arroja la toalla ni se lo pone fácil a Jovic. El punta salió de la mazmorra en la que le tiene confinado su técnico para jugar tres minutos en el Clásico, que se adivinaban de la basura, y los transformó en un gran gol que además tiene consecuencias en el pulso histórico entre Real Madrid y Barcelona...

La última Liga con tan pocos puntos fue la Liga del Clavo Ardiendo, la 2006-07, que se resolvió agónicamente en la última jornada con un empate a 76 puntos y que se fue a la Cibeles porque el Madrid le tenía ganado el goal average particular al Barça. Un elemento intangible del que nadie se acuerda hasta que lo necesitas. Pues bien, si los blancos vuelven a necesitar esa bala virtual, cuentan con ella en su cartuchera.

El triunfo otorga el goal average a los blancos y esa estampida en la jungla de Mariano que supuso el 2-0 le devuelve al Madrid el récord histórico de goles en Liga. Los blancos vuelven a estar por delante del Barça, 6.152 a 6.151. También rompen el empate en el global en los Clásicos: ahora son 73 triunfos madridistas, por 72 culés.

Su caso es casi un misterio

Más de uno en Valdebebas no se explica por qué juega tan poco Mariano y muchos más por qué no se fue en enero a buscar fortuna en otro sitio estando, como está, en un momento de absoluta plenitud física. Mariano tiene muslos de corredor de cien metros lisos y la sangre en ebullición, el polo opuesto a Jovic. “Donde otros no quieren jugar esos minutos, Mariano sale a comerse el mundo”, se rendía Álvaro Benito en El Partidazo. “Lo ha dado todo en tres minutos”, admitió Zidane, al que con todo y con eso se le escapó en la flash interview que “Jovic está por delante”. Lo confirmó después en la conferencia de Prensa. "Mariano es el tercer delantero", aseguró, pese a que Jovic no fue convocado para el Clásico por decisión técnica. Mariano ha sido invisible para su entrenador y sólo ha tenido 47 minutos, pero con el triunfo moral de haberle marcado a Ter Stegen.

Si Vinicius es el empuje anímico de este Madrid, Mariano se ofrece como partenaire energizante. En un equipo con problemas de gol, que tiene que sostenerse 11 jornadas como líder y remontar en Champions en el Etihad, no parece poca cosa.