DEPORTIVO - LUGO

El Lugo, todo un reto para el Depor... y para Vázquez

Los coruñeses jamás ganaron el derbi ante los lucenses. El técnico de Castrofeito vivió uno de sus peores días ante el Lugo (2-2) en 2014.

Fernando Vázquez saluda a Quique Setién en el derbi del Anxo Carro del 3 de mayo de 2014 (2-2).
Sanchofoto DIARIO AS

El Deportivo, al margen de la importancia de los puntos, tiene un reto en el derbi de Riazor de este domingo: ganar por primera vez al Lugo. Cinco veces se han enfrentado en Segunda y en ninguna lograron vencer los coruñeses. En el curso 2013-14, dos empates. La pasada temporada, igualada en Riazor y derrota en el Anxo Carro con el playoff en juego. Este año, nuevo empate en el feudo rojiblanco.

La maldición incluso afecta al aclamado Fernando Vázquez, que en su primera etapa vivió uno de sus peores días en el Depor en la vista al Anxo Carro. Fue el 3 de mayo de 2014 en la jornada 37ª. Los coruñeses eran líderes y el derbi en la ciudad de las murallas movilizó a más de 3.000 deportivistas y la instalación de una grada supletoria. El Depor llegó al descanso con un 0-2 con goles de Ifrán e Insua. En el segundo tiempo un doblete de Renella, el segundo en el minuto 87, dejó el duelo en empate con un considerable enfado de la numerosa afición desplazada.

Tras el varapalo del Anxo Carro tocó otra salida. Fue a Vitoria, donde se empató con el Alavés (1-1) con un gol de Borja Bastón en el 89'. Luego el Eibar visitó Riazor (1-1), equipo con el que se peleaba por el liderato. La tensión pasó a crisis en la J. 40ª con la derrota ante el Numancia (2-1). Mucha crispación entre la afición que llevó, incluso, a que Vázquez fuese cuestionado. Todo se acabó una semana después con el gol de Marchena que dio el triunfo ante el Jaén y el ansiado ascenso.

Sólo quedan tres supervivientes

Pocas cosas parecidas quedan en el Deportivo y Lugo de aquel derbi del 3 de mayo de 2014. Ni siquiera los presidentes, que por aquel entonces eran Tino Fernández y José Bouso respectivamente. En los banquillos el regreso de Fernando Vázquez y sobre el verde, poco más. Tres jugadores gallegos, tres eternos, tres capitanes. Por el bando blanquiazul un tal Álex Bergantiños, que ha recuperado rango y protagonismo justo cuando llega el derbi. En el rincón rojiblanco dos buques insignia que han aguantado las constantes reformas que vive cada verano la plantilla lucense. Son Carlos Pita y Fernando Seoane. Dos medios tan fiables como la muralla romana de Lugo.