OVIEDO

Las primeras reformas de Ziganda

El técnico del Oviedo debe solucionar las bajas de Grippo y Christian ante el Zaragoza

 

Con la imperiosa necesidad de sumar de tres en tres y con el calendario echándose encima, José Ángel Ziganda prepara en el bunker de El Requexón su primer partido al frente del Oviedo en el Carlos Tartiere. Su primera experiencia, derrota en el Anxo Carro, no fue la deseada, pero el fútbol le permite una oportunidad de resarcirse este domingo (18.15 horas) en otro choque ante un rival que pelea por sacar la cabeza de los puestos calientes de la tabla. De cara a la cita, Ziganda se ve obligado a retocar su equipo por las bajas.

El duelo ante el Lugo tuvo como efecto secundario la baja por sanción de dos jugadores importantes en la defensa. Christian, titular la mayor parte del año, y Simone Grippo, fichado en el mercado invernal y que debutó en Lugo, vieron la quinta amarilla ante los gallegos y no podrán ser de la partida ante el conjunto chicharrero. A Ziganda le toca tirar de fondo de armario para poner en liza un equipo competitivo.

Alejandro Arribas parece el mejor posicionado para regresar al centro de la zaga. En el primer encuentro de Ziganda, el defensa se quedó fuera de la lista de 18. Ahora, parece el elegido para formar junto a Carlos Hernández para tratar de dejar la portería a cero por primera vez en varios meses.

En cuanto a la plaza en el lateral izquierdo tampoco parece haber muchas dudas. El sustituto natural para Christian es Mossa, único lateral puro de la plantilla en ausencia del cántabro. Mossa se quedó en el banquillo en la última jornada y, aunque llegó a calentar, no disfrutó de ningún minuto sobre el césped del Anxo Carro.

En busca de la solidez defensiva

Desde su llegada la semana pasada, José Ángel Ziganda no ha mostrado de una forma clara su intención futbolística con el Oviedo. El entrenador declara que su labor se centra en adaptar el estilo a los futbolistas con los que cuenta. Pero si ha insistido en una idea es en la de lograr crear un bloque sólido, un equipo que incomode al rival. Y esa idea pasa por lograr dejar por fin la puerta a cero.

La búsqueda de la solidez atrás fue la gran asignatura pendiente tanto de Sergio Egea como de Javi Rozada. En la actualidad, el Oviedo es el equipo más goleado de Segunda, con 42 goles en contra, y no deja su puerta inmaculada desde el empate sin goles ante el Sporting en el Tartiere de la 16.ª jornada de la competición. La llegada de Lunin en el mercado invernal ha ayudado atrás, pero el ucraniano aún no sabe lo que es acabar los 90 minutos sin ver su puerta perforada.

Pero las novedades podrían no limitarse a los jugadores sancionados. Marco Sangalli es otro de los que apunta al once inicial. El extremo se quedó en el banquillo en Lugo pero salió al inicio de la segunda mitad por un desdibujado Coris. Ahora, de cara al encuentro ante los chicharreros, Ziganda planea darle de nuevo la vitola de titular. Su sociedad con Nieto fue una de las mejores noticias de los azules en la derrota frente al conjunto gallego.