REAL MADRID 2-CELTA 2

1x1 del Real Madrid: Hazard esperanzador, Bale desesperante

El belga, sorprendente titular, mostró excelente tono y provocó un penalti. El galés firmó una primera parte infame. Kroos, ovacionado.

Courtois: poco se le puede achacar en el 0-1 de Smolov, estaba vendido y tapó como pudo el disparo del ruso. Salvó al Madrid en el primer tiempo con un paradón a cabezazo de Aidoo que hubiese supuesto el 0-2. El 2-2 de Mina también le pilló vendido, sin margen de maniobra.

Carvajal: como viene siendo habitual, omnipresente en ataque, aunque poco dañino, fallando los centros. Aunque Bale le ayudó muy poco para aparecer en ataque en posiciones ventajosas. Mina se le escapó en el 2-2, debió cerrarle con más entereza.

Varane: error grave en el 0-1 de Smolov, ese pase era cosa suya y midió mal, le pasó cerca y no cortó la asistencia de Aspas. Sufrió para contener al de Moaña y al ruso, aunque ganó seguridad con el paso de los minutos. Bien en la salida de balón, sobre todo cuando el Madrid se lanzó al ataque en el segundo tiempo. En el 2-2 también dio la sensación de que esa línea de pase era suya, aunque sólo Denis Suárez imagino ese pase.

Ramos: el 0-1 también le pilló fuera de sitio, con la zaga muy abierta, aunque la responsabilidad mayor fue para Varane. En el segundo tiempo marcó dos goles, aunque sólo uno subió al marcador: primero le anularon uno por fuera de juego, bien señalado; luego anotó el penalti del 2-1, una suerte en la que se viene mostrando infalible. Reclamó un penalti en la prolongación que Alberola Rojas no concedió.

Marcelo: sorprendente su alineación, con Mendy con cuatro amarillas y el Clásico a dos jornadas vista. El gol del Celta llegó por su flanco, aunque no se le pueden achacar grandes responsabilidades. Mejoró el tono de los últimos partidos en ataque, combinando bien con Hazard y Benzema. Sirvió a Kroos el 1-1 con un buen pase a la frontal del área. Brotes verdes para el brasileño.

Valverde: partido discreto del uruguayo en ataque, no lució mucho su despliegue ni su llegada, aunque la zaga de cinco hombres del Celta no le ayudó en ese sentido. En defensa, como siempre, intensísimo para elevar la presión.

Casemiro: algo pesado con balón, aunque con mucha seguridad. Lejos de su mejor versión, probó su buen disparo en la primera parte y poco le faltó para marcar un golazo, pero se fue alto su tiro por poco.

Kroos: el alemán fue el mejor centrocampista blanco, de largo. Muy seguro con balón, subiendo a la primera presión blanca y desahogando con sus cambios de dirección. A ello unió su buen golpeo para anotar el 1-1, pese a hacerlo con su pierna mala, la izquierda. Su golpeo fue excelente. Buen compromiso en defensa. Se fue en el por Modric, ovacionado por el Bernabéu.

Bale: hiere verle deambular por el campo. Su primera parte fue pésima, sin desborde ni peligro, pero también sin actitud, ajeno a lo que pasaba en el césped. Empeoró cada balón que le llegó. Algo debió decirle Zidane en el descanso, pues mejoró ostensiblemente, presionando con mucha más entereza sobre las posesiones del Celta y buscando a Benzema con más ahínco. Aun así, muy poco del galés, que se llevó la amarilla por una fea entrada sobre Rafinha. Se fue en el 84’ para que entrase Mendy. El Bernabéu le despidió con una mezcla de pitos y aplausos, muestra de la división que existe entre la afición: entre los que creen que todavía hay un jugador que rescatar y los que creen que ha perdido todo el crédito.

Benzema: poco peligro del francés durante los 90 minutos, que aun así mostró buena química con Hazard por el costado izquierdo. De sus botas salió el balón que acabó en el penalti que Ramos convertiría en el 2-1. Pero el delantero centro del Madrid debe aportar más en ataque, no dejó remates reseñables salvó en la prolongación, cuando dispuso de dos ocasiones: en una, remachó horrible tras un buen control de pecho; en la otra, su tiro con la izquierda fue despejado por Rubén.

Hazard: el mejor atacante blanco, pese a llevar sin jugar desde que se lesionase contra el PSG el pasado 26 de noviembre. Su titularidad sorprendió por prematura, pero se demostró justificada. El belga lució ritmo, desborde y bastante atrevimiento, muy por encima del nivel con el que empezó el curso. Le faltó soltarse más en el remate, tuvo ocasiones y no las aprovechó. Pero provocó el penalti del 2-1, aprovechándose de un Rubén algo pardillo. Dejó su sitio a Vinicius en el 74’ y el Bernabéu le reconoció su gran partido, que anticipa mucho más por su parte.

Vinicius: salió en 74’ el por Hazard. Por la izquierda, buscó alargar el juego blanco con arrancadas, aunque sin mucha fortuna. Zidane le corrigió más de una vez. Se marchó a la derecha, donde tampoco pudo brillar.

Modric: entró en el 82’ en lugar de Kroos. Se equivocó algo con sus arrancadas en zonas peligrosas, el partido pedía pausa y toque cuando salió.

Mendy: entró en el 84’ por Bale. Salió para terminar de atar el triunfo y se encontró de bruces con el empate de Mina. Lo intentó por la izquierda en el poco tiempo del que dispuso.