REAL MADRID

Jovic enseña la 'patita'

Disfrutó de apenas cinco minutos en El Sadar, prolongación incluida, e hizo lo que le llevó a firmar por el Madrid: marcar a la mínima. Zidane le pide más.

Fueron sólo cinco minutos, dos del tiempo reglamentario y tres más de prolongación, pero a Luka Jovic le valieron en Pamplona para enseñar la 'patita', para salir del olvido en que había caído en las últimas semanas, principalmente ante su falta de rendimiento. Las oportunidades han sido escasas y no demasiado continuas, pero él sabe que ha podido hacer más y que en el futuro debe replicar su papel en El Sadar contra Osasuna: un tiro, un gol. Voleón con la izquierda tras pase de Fede Valverde cuando el duelo se esfumaba.

Su segundo gol de la temporada tras el que le marcó al Leganés en el Bernabéu, el 30 de octubre de 2019. También en aquel caso fue un gol sin peso para el resultado final, el quinto de la goleada blanca en la prolongación. Esa es la próxima misión de Jovic, convertir las ocasiones que le lleguen en momentos de mucha más enjundia, sólo así se hará imprescindible para un Zidane que, pese al alivio que supone su nuevo tanto, le pide más.

"Me alegro por él, lo necesitaba, es un delantero puro al que le puedes decir muchas cosas, que está bien, que juega bien, pero si no mete gol... no está contento. Tiene que mejorar, pero me alegro por su gol, le va a venir bien", dijo el técnico blanco tras el triunfo sobre Osasuna (1-4). El alivio del que habla Zidane es real, pues Jovic ha dejado pasar no pocos trenes en las últimas semanas: fue titular en Zaragoza, en los dos partidos de la Supercopa de España jugada en Arabia Saudí, en el Bernabéu ante el Sevilla... Sólo en esta última ocasión dejó algo para el recuerdo, con aquel taconazo para asistir a Casemiro. Pero el propio Jovic sabe que le falta mucho camino por recorrer para volver a ser el delantero que deslumbró la temporada pasada en el Eintracht de Frankfurt, con 27 goles en algo más de 3.300 minutos. 

“No estoy contento con mi temporada, al menos hasta ahora, sé que puedo mejorar. A veces veo vídeos míos en YouTube del año pasado y me pregunto: "¿Qué me pasa?". Todos sabemos que el Real Madrid es un gran club y que para los jugadores con experiencia es muy difícil acostumbrarse, mucho más para un joven de 21 años por el que han pagado 60 millones. La presión es muy grande, lucho por ahora sin éxito. Pero espero que la situación cambie. Todavía se siente una atmósfera negativa cuando se habla de mi juego en el Real Madrid, pero voy a demostrar a la gente la razón por la que estoy aquí, que tengo calidad y los niños podrán mirarme por muchos años y motivarse con mis partidos y goles con la camiseta del Madrid”, dijo recientemente en un medio de su país. Su tanto en Pamplona puede haber sido el primer paso de esa reconstrucción de la que habla Jovic para encauzar una temporada, hasta ahora, decepcionante: un gol y dos asistencias en 22 partidos y 764 minutos.