OVIEDO

El Oviedo trata de cuadrar las cuentas para fichar a Grippo

El club intenta agilizar más salidas para que la Liga le permita la inscripción de Rodri y el fichaje del central.

El Oviedo trata de cuadrar las cuentas para fichar a Grippo
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Últimas horas frenéticas para el Oviedo antes de que se cierre el mercado de fichajes. El club azul sigue con la calculadora en la mano para que todas las operaciones cojan forma y le permitan reforzar el equipo de cara a lo que resta de competición. La prioridad es traer un central que permita subir la competencia en una de las zonas más expuesta a cambios esta campaña. Aunque la dirección deportiva, con Francesc Arnau a la cabeza, no pierde la vista a algún extremo que supla el hueco dejado por Omar Ramos.

De cara al centro de la zaga el mejor posicionado es Simone Grippo, zaguero central del Zaragoza que ha perdido protagonismo y al que la llegada de refuerzos en la defensa maña le dejan con menos posibilidades de contar. El Zaragoza parece dispuesto a dejarle salir, aunque el Oviedo debe primero encajar todas las piezas y lograr espacio salarial suficiente para que la Liga permita su inscripción. Por eso, la operación salida aún no se da por cerrada, con Javi Fernández como objetivo para dejar el Oviedo.

El Oviedo ha sido uno de los equipos más movidos en el mercado de invierno. Arnau, que firmó su contrato en noviembre, se propuso hacer una pequeña revolución para que la plantilla diera un salto de calidad. El primer paso fue el de aligerar la masa salarial, algo que se empezó a lograr con las salidas de Johannesson (cedido al Cartagena) y de Joselu (a préstamo al Tenerife). La marcha del onubense fue un importante empujón para la economía. Así, se logró la llegada de dos piezas básicas desde el primer día: Lunin y Luismi. El tercer hombre en llegar fue Rodri Ríos, que estaba sin equipo, y fue fichado por el Oviedo antes incluso de que La Liga diera el visto bueno a su inscripción.

Los problemas para poder contar con Rodri provocaron que el Oviedo siguiera trabajando en varios frentes. De un lado, el club cerró un acuerdo de publicidad que le permitirá un empujón en el tope. Además, Arnau logró el miércoles la rescisión del contrato de Omar Ramos, otro de los sueldos con más peso en la plantilla.