INGLATERRA

Hinchas del United atacan la casa de Ed Woodward

Hasta 20 aficionados pintaron su puerta y lanzaron bengalas al interior de la finca. Las protestas contra Woodward vienen de lejos y se están intensificando.

Hinchas del United atacan la casa de Ed Woodward

Un grupo de unos 20 aficionados del Manchester United atacaron la casa del vicepresidente ejecutivo del club mancuniano, Ed Woodward, durante la noche del martes. El grupo se presentó en la puerta del domicilio de Woodward, pintó con spray la puerta de entrada a la finca y coló varias bengalas encendidas por encima de la tapia.

En un primer momento, según explica el diario The Sun, estuvieron llamando un largo rato al telefonillo y, al no recibir respuesta, decidieron tomar represalias contra el inmueble del vicepresidente. Este diario asegura que Woodward, su esposa y sus hijos no estuvieron en casa mientras todo esto sucedía.

Esta acción, aseguran, es una protesta más contra la gestión de Woodward al frente del Manchester United, que vive desde hace varios años alejado de los grandes éxitos que si ha conseguido a lo largo de su historia. 

"Woodward está siendo un desastre como ejecutivo y tiene que marcharse. Un montón de gente se lo ha dicho pero parece que no escucha, porque se ha puesto un sueldo de 4 millones al año. Así que decidimos hacerle una visita y decírselo a la cara. No pudimos hablar con él pero esperemos que entienda el mensaje porque no vamos a desaparecer. No vamos a quedarnos sin hacer nada mientras arruinan nuestro club", aseguraron fuentes cercanas al grupo al diario The Sun.

El Manchester United condenó lo sucedido a través de un comunicado oficial. "El Manchester United condena el incidente sucedido a las afueras de la casa de uno de nuestros empleados. Sabemos que todo el mundo del fútbol nos apoya. Trabajaremos junto a la policía de Manchester para identificar a los atacantes. Todo el que sea encontrado culpable, será expulsado del club de por vida. Que los aficionados expresen una opinión es una cosa pero intentar poner en peligro la vida de alguien es algo muy distinto. No hay ninguna justificación alguna para esto", aseguró el club.