REAL VALLADOLID

Ben Arfa: un talento descomunal contrarrestado por su mentalidad

El internacional francés llega al Valladolid en un estado de forma titubeante, pero con la calidad intacta tras una buena temporada en Rennes.

Ben Arfa: un talento descomunal contrarrestado por su mentalidad
PHOTOGENIC DIARIO AS

Hatem Ben Arfa se ha convertido en una de las sorpresas del mercado de invierno. El internacional francés, que tuvo ofertas del Niza y del Nantes, ha decidido probar en la Liga Santander y ha fichado por el Real Valladolid. Una incorporación que sorprende, ya que estamos hablando de uno de los mayores talentos franceses de la última década.

A pesar de que llega tras seis meses fuera de los terrenos de juego, Ben Arfa vivió una situación similar hace unos años, cuando aterrizó en el Niza en 2015. Por aquel entonces, el mediapunta estuvo un año sin jugar, y en apenas meses se convirtió a la postre en uno de los mejores jugadores de la Ligue 1, estando involucrado en 25 goles y logrando un fichaje por el PSG. Y lo mismo pasó en Rennes la temporada pasada, por el cual fichó tras más de un año inactivo, y consiguió una histórica clasificación para los octavos de final de la Europa League y un título de la Coupe de France 48 años después para los bretones.

Sin embargo, la carrera de Ben Arfa ha ido dando tumbos. Estrella de la Francia sub17 que se proclamó campeona de Europa en 2004 ante España (con Nasri y Benzema, entre otros), el jugador pronto dio muestras de que no tenía una mentalidad idónea para la élite. Con apenas 21 años, dejó el Lyon para marcharse al eterno rival, el Olympique de Marsella. Cuando mejor estaba futbolísticamente, decidió marcharse a la Premier, pero no a un club grande, sino al Newcastle. Y también ha estado involucrado en varios altercados, como cuando fue apartado por Unai Emery por burlarse de su acento francés en los entrenamientos, llegando a estar otro año sin jugar antes de fichar por el Rennes.

En el Rennes, Ben Arfa no alcanzó el nivel del Niza, pero se transformó como futbolista. En sus inicios, fue un jugador que destacó por su brutal cambio de ritmo, capaz de driblar a cualquier rival, y mostrando una facilidad espectacular para ver portería. Ese talento para salir por cualquier perfil, esa velocidad en conducción y ese espectacular regate de cintura, capaz de dejar clavado al oponente, le han valido para ser considerado uno de esos talentos que si por cabeza fuera, habría sido uno de los mejores jugadores del mundo. En Bretaña, Ben Arfa se convirtió en un mediapunta más organizador y pausado, no con tanto regate, pero sí con un último pase y una visión de juego que volvieron a evidenciar que atesora una calidad al alcance de muy pocos.

¿Qué puede aportar Ben Arfa al Valladolid? Sobre todo, calidad en los metros finales. El conjunto vallisoletano no tiene en su plantilla a un jugador de dichas características, y en ese rombo que utiliza Sergio, el ex del PSG puede actuar de mediapunta, con mucha libertad, y lanzando transiciones con su conducción pegada al pie. La incógnita es saber en qué estado de forma llega, pues es un futbolista que tiene mucho talento, pero poca regularidad. Eso sí, aún en los días en los que no aparece, es capaz de decidir el encuentro en una jugada aislada, por lo que el Valladolid gana una determinación que era casi imposible de encontrar en el mercado. En definitiva, un fichaje que puede dar muchas alegrías en Pucela y que genera por sí sola una expectación sin precedentes en la Liga.