REAL VALLADOLID

El 1x1 de Pucela ante el Madrid: Joaquín y Ünal se quedan sin premio

El gol encajado en uno de los poquísimos lunares defensivos dejó sin recompensa el buen partido global, de un nivel altísimo en el caso de ambos.

Valladolid
0
El 1x1 de Pucela ante el Madrid: Joaquín y Ünal se quedan sin premio

Una segunda jugada y un centro lateral mal defendido dejaron al Real Valladolid con la miel en los labios después de cuajar un gran encuentro contra el Real Madrid. Joaquín y Enes Ünal continuaron con su buen momento de forma, que no se pudo convertir en una victoria que se resiste desde hace nueve partidos, o por lo menos un punto que habría sido merecido por todo lo que los blanquivioletas hicieron.

Masip. No midió bien en el gol anulado a Casemiro. Paró bien abajo el disparo de Rodrygo en el inicio del segundo periodo. Dejó alguna duda en los balones aéreos, incluso que pasaban cerca de su portería. REGULAR

Antoñito. Apenas tuvo presencia ofensiva en la primera mitad, pero aguantó bien las acometidas de Mendy, una bala por la banda, puesto que apenas en un par el lateral consiguió desasirse de él. BIEN

Kiko Olivas. El posicionamiento táctico del Real Madrid le impidió ser protagonista en la salida de balón, en la que a veces se arriesgó en demasía. Sereno en defensa, como el resto de la primera línea, no concedió demasiados espacios. BIEN

Salisu. Un intento de regate a Kroos llevó el susto al cuerpo de los aficionados. Un tanto irregular con balón, frenó bien una rápida galopada de Rodrygo superada la media hora. Como Carnero, se vio muy exigido por su flanco. BIEN

Carnero. Sobrio en defensa e inteligente en sus subidas, que suele culminar con centros buenos. Courtois despejó con apuros un centro pasado suyo. Aguantó las acometidas del Real Madrid por su lado, que se juntaba con Casemiro, Modric y Rodrygo en ese lado. MUY BIEN

Joaquín. Vio la amarilla muy pronto, en una acción en la que entró con fuerza excesiva. De nuevo insuperable en las acciones aéreas, estuvo a un buen nivel con balón. No se rindió ni después del fuerte golpe que recibió al inicio de la segunda parte. MUY BIEN

San Emeterio. Su presencia en campo rival se limitó, en la primera mitad, a ser perro de presa, pues apenas tocó balón. Estuvo bien en esta labor, a veces oscura, y que tan bien desempeñó en el tramo inicial de la temporada. BIEN

Alcaraz. En la primera parte se vieron retazos de mejor Alcaraz, ejerciendo de mariscal con y sin balón. El paso adelante que dio el Real Madrid tras el descanso le hizo perder presencia, aunque intentó volver a gobernar el centro del campo cuando el equipo se vio por debajo, después de que descuidase su marca en una segunda jugada. BIEN

Míchel. Estuvo a punto de marcar en un saque de esquina directo. Se desgastó en la presión y supo en qué zonas tenía que intentar influir, en los pasillos interiores, en los que trató de dibujar líneas de pase vertical, sin demasiado éxito. Fue el primer cambio. BIEN

Enes Ünal. Se multiplicó ante la falta de futbolistas de ataque y apareció por todos lados. Fue el mejor jugador blanquivioleta durante los primeros 45 minutos, pero se fue apagando, fruto de su desgaste y de su solidaridad. MUY BIEN

Guardiola. Trabajador. Sin demasiada compañía, lejos a menudo de otros, corrió a destajo, pero sin conseguir incidir en campo rival. Lanzó un buen contragolpe que paró Nacho con una falta sobre Toni. Marcó gol, aunque en fuera de juego. BIEN

Toni Villa. Nada más entrar robó un balón que pudo llevar peligro a la portería de Courtois. No llegó a tapar el centro de Kroos hacia Nacho. Un bonito gesto técnico acabó con una tímida ocasión. Lo intentó siempre que pudo en los últimos compases. REGULAR

Óscar Plano. No pudo evitar el remate de Nacho en el gol, aunque, como se vio en anteriores acciones, la marca era de Alcaraz. Filtró un muy buen pase para Guardiola minutos después del 0-1. Voluntarioso, aunque no excesivamente participativo por culpa del buen trabajo defensivo del Real Madrid. REGULAR

Miguel. Se llevó la ovación de la noche al entrar. Intenso en la presión, intentó caracolear a Nacho sobre la línea de cal. Escaso, como sus minutos, pero estimulante, como su temporada. BIEN