BARCELONA

Víctor Font, precandidato a la presidencia del Barça: "Xavi es la piedra angular del proyecto"

Víctor Font concedió una entrevista a EFE: "Queremos una revolución. Lo de Valverde es una muestra más y muy evidente de que no hay proyecto, sino improvisación".

Font advierte: "Queremos una revolución para que el Barça no se convierta en el nuevo Milán"

Víctor Font, aspirante a la presidencia del FC Barcelona, reconoció que el excentrocampista azulgrana Xavi Hernández, que recientemente rechazó una oferta del club para relevar a Ernesto Valverde como entrenador del primer equipo, es la pieza fundamental de su proyecto deportivo. "El proyecto que estoy diseñando cuenta con una estructura deportiva en la que Xavi será la piedra angular", afirmó Font en una entrevista concedida a EFE. El empresario catalán aseguró tener "una relación de amistad" y "una interacción casi diaria" con Xavi, "que forma parte del proyecto" con el que quiere seducir a los socios del Barça en las próximas elecciones, previstas para 2021.

Sin embargo, y aunque admitió que al exazulgrana, que está dando sus primeros pasos como técnico en Catar, "le hace ilusión" entrenar al Barça, cree que su papel en la estructura deportiva de la entidad debe ir más allá. "Queremos crear las condiciones para que gente como Xavi tenga autoridad y responsabilidad muy relevante en el proyecto de fútbol de los próximos diez años, con independencia de si está entrenando el primer equipo o no. Lo que no podemos permitirnos es otro caso como el de Pep Guardiola: que Xavi venga aquí, haga de entrenador, se queme, se vaya y refuerce a la competencia", reflexionó.

En la misma línea, Font desveló que también está en contacto con el excapitán Carles Puyol, y que le gustaría contar en un futuro con Andrés Iniesta, si finalmente es elegido presidente. Por otra parte, el presidenciable se felicitó por la llegada al banquillo azulgrana de Quique Setién: "A mí, como a la mayoría de socios, Setién me hace ilusión, porque volvemos a tener a un 'cruyffista' radical, y eso me gusta, pues creo que es lo que nos puede dar más garantías de éxito, y los socios iremos al campo el domingo con más ilusión y esperanza".

Sin embargo, criticó con dureza la gestión que ha hecho la directiva que encabeza Josep Maria Bartomeu del despido de Ernesto Valverde, "una muestra más y muy evidente de que no hay proyecto, sino improvisación, y de que tampoco hay capacidad de gestionar las cosas con las formas apropiadas". "Me parece un episodio lamentable, porque se faltó el respeto a profesionales como el propio Valverde. Y el hecho de estar considerando desde fichar a Pochettino hasta fichar a Xavi es una buena muestra de que aquí no hay una hoja de ruta y no hay una visión", apostilló.

Al respecto, Víctor Font desveló que incluso a Xavi "les sorprendió mucho" la propuesta del Barça, aunque negó que el de Terrassa rechazara la oferta porque tuviese un compromiso firmado con él: "Yo no lo pediría nunca que firmase un contrato, porque ni Xavi ni ninguna leyenda del club puede ser propiedad de nadie". En cualquier caso, el aspirante a la presidencia del FC Barcelona aseguró que, con él al mando de la entidad, esta falta de planificación en la parcela deportiva no se produciría. "En primer lugar, nosotros tendríamos un consejo directivo en el que no habría gente que no viene del mundo del fútbol y que se pusiera a decidir fichajes" apuntó Font, quien cree que es justo eso lo que sucede en la actualidad.

"Ahora, hay una comisión deportiva con dos o tres personas, empezando por el presidente, que a la vez es vicepresidente deportivo, que no son personas del mundo del fútbol", denunció. Además, incorporaría en su proyecto "una dirección general deportiva para coordinar todos los deportes, profesionales y no profesionales" y dotaría a las secciones de autonomía propia, "de tal manera que prácticamente cada una sería un club por sí misma".

Y es que Font quiere "a los mejores conocedores del modelo y el estilo Barça", planificando la parcela deportiva, para hacer frente a lo que calificó de "reto mayúsculo" y que no es otro que "reemplazar la mejor generación que ha habido en la historia del fútbol, liderada por el mejor de la historia". "Una cosa que tenemos que hacer es hablar con Leo Messi. La relación entre Messi y el Barça no se puede acabar el día que Messi se retire. Tener el mejor jugador de la historia durante toda su carrera es un activo que el Barça debe poder capitalizar, por el bien de Leo Messi y por el bien de la institución", sentenció.

El proyecto de Font: "Lideramos una revolución para no convertirnos en el nuevo Milán"

El empresario catalán Víctor Font, cofundador de Delta Partners Group, aseguró hoy viernes a EFE que en las próximas elecciones a la presidencia del FC Barcelona él y sus colaboradores impulsarán "una revolución" en la candidatura que llevan seis años trabajando. En una entrevista en la sede de la Agencia EFE en Barcelona, el aspirante a la presidencia del Barcelona comentó que liderará "una revolución en el modelo de club y en el modelo de gestión" porque de lo contrario "se pondrá en riesgo el modelo de propiedad y podemos convertirnos en el nuevo Milán, en el sentido que dejaremos de competir".

"Nuestro pensamiento se encamina en los cambios que tenemos que hacer para asegurarnos que en 2030 sigamos ganando Ligas de Campeones, preservando el hecho diferencial, que es el modelo de propiedad que tenemos", insistió. Font admitió que se acerca "una coyuntura muy compleja" en el seno de la entidad azulgrana porque se tiene que reemplazar a la mejor generación de la historia del fútbol, liderada por Messi, "el mejor jugador del mundo, en un momento en el que la competencia cada vez es más potente, frente a equipos que son propietarios de magnates, millonarios e incluso de ciudades-estado".

"Ahora generamos 1.000 millones de euros (actual presupuesto del Barça), pero no generamos ningún beneficio, porque nos gastamos 1.000 millones en un momento en el que hemos de acometer la inversión patrimonial más importe de la historia del club, como es el espai Barça". añadió. Su salto a la escena electoral barcelonista (se deberán convocar elecciones en la primavera del 2021) le viene de la experiencia adquirida cuando en el 2010 estuvo involucrado en la candidatura de Marc Ingla, en unas elecciones en las que Sandro Rosell arrasó en las urnas.

"Aquella experiencia del 2010 fue un factor decisivo y una de las principales razones por las cuales estoy aquí. Yo vi cómo se construyó el proyecto para gobernar el club: deprisa y corriendo, cuatro o cinco meses antes de las elecciones y, por lo tanto, de forma muy improvisada", indicó. Pero no sólo como se creó el equipo directivo, sino cómo se montaron los equipos. "El día antes de las elecciones, aún estábamos incorporando a posibles nuevos directivos, con lo que no nos conocíamos prácticamente de nada y con un único criterio: ser socio y tener dinero para avalar", recordó.

"Así, históricamente las directivas, que son las que mandan y toman las decisiones, están formadas por gente que el único requisito es que son ricos", admite el aspirante. Por eso Font habla de revolucionar el modelo de club y de gestión. "Estoy seleccionando compañeros de viaje por criterios de experiencia: quiero montar una junta directiva donde haya una experiencia relevante para gestionar el club. La experiencia del 2010 fue para anotar las cosas que hay que hacer y las que no se deben de hacer", señaló.

Víctor Font apareció en el preludio de las elecciones del 2015, en las que Josep María Bartomeu también arrasó en las urnas, pero no entró en la lucha aduciendo que no tenía las suficientes herramientas para aspirar a la presidencia, hecho que ahora sí considera que reúne, tras seis años de trabajo. Durante este periodo, además de explicar al barcelonismo su proyecto, se ha dedicado a "identificar este talento tanto para la junta como para los niveles ejecutivos".

A parte de su fugaz aparición en 2015, Font se dio a conocer en el barcelonismo hace poco cuando en logró que la actual junta incluyera en el orden del día de la pasada asamblea de compromisarios el voto electrónico, cuya votación ganó por mayoría, aunque no reunió los dos tercios de los votos exigidos por lo que no prosperó su proyecto, aunque asegura que el Barça lo acabará utilizando.

Además, Font asegura que otro de sus propósitos será eliminar el aval que deben reunir los aspirantes a la presidencia del Barça y que supone el 15 por ciento del presupuesto, en la actualidad unos 150 millones de euros. Font informó de que ya cuenta con unos diecisiete potenciales directivos para arrancar en las futuras elecciones y que para reunirlos se ha fijado tres perfiles: "Gente con experiencia, pero no solo en gestión. Creemos que en una justa directiva del Barcelona debe de haber gente con experiencia en el mundo del deporte y en el mundo del fútbol; es decir, el vicepresidente deportivo no puede ser una persona como Josep Maria Bartomeu, como Víctor Font, Marc Ingla o Jordi Mestre".

"También necesitamos que venga gente del mundo de la empresa, pero no de cualquier sector de actividad, sino de aquella que tienen relevancia para gestionar un club como el Barça (contenidos audiovisuales, e-commerce, de la tecnología), y no gente que venga del mundo de la alimentación, de la construcción o el mundo de los supermercados y, por otra parte, gente con experiencia para gestionar el mundo institucional", añadió Font.

De sus años hablando con socios, el aspirante presidencial admite que ha extraído unas cuantas conclusiones, como que resulta complicado llegar al socio y hacerle ver la importancia que tienen los asuntos más allá de que "la pelota entre, que acaba siendo lo que más nos preocupa a todos". "Esto acaba siendo muy complejo, porque el Barcelona y el fútbol es cortoplacista y resultadista. Es preciso hacer ver a los que son propietarios (del club) que para garantizar que el Barça siga siendo competitivo tenemos que proteger nuestro club y eso acaba resultando difícil", aseguró.

La idea de Font respecto a los directivos y al presidente es que los miembros del equipo directivo "sólo deben tener mandato para tomar las grandes decisiones y no involucrarse en el día a día, porque esto nos permitirá tener a un equipo ejecutivo potente". "Hemos explicado a los futuros directivos que solo participaran en las juntas directivas y que no tendrán ningún tipo de rol en la toma de decisiones de día a día", desvela. "Quiero poner desde el primer día énfasis en el equipo, y no en mi liderazgo. El presidencialismo en un club de fútbol no ayuda, y cuando hablo de realizar una revolución en la gestión la forma más fácil de traducirlo es asegurar que cada decisión la tome aquella persona que está más preparada; cuando se habla de presidencialismo es hablar de lo contrario", destacó.

"Tenemos ya muy definida la gobernabilidad del club. Si llegamos a dirigirlo se sabrá de antemano cuándo se ficha un entrenador, quién toda esta decisión, quién se involucra, quién es el responsable, quién tiene que ser consultado, quién tiene que ser informado. Ahora, creo, que para cada fichaje la respuesta es diferente: Griezmann lo ficha el presidente, al otro, otro ejecutivo, otro jugador, el vestuario... Esto es imprescindible cambiarlo", agregó.

Finalmente, Font habló de otra de las estructuras de su proyecto, la económica: "Una pilar fundamental es la transformación del modelo de ingresos: es verdad que somos los que más facturamos, pero también los que más gastamos y así a poco de cerrarse una ventana de verano llevamos a cabo movimientos contables como es la compra venta Cillessen-Neto que es lo que permite cuadrar una cuenta de resultados de este tamaño".

"Es imprescindible para mantener una independencia económica y contar con recursos para seguir fichando, para hacer el Espai Barça, y para ello se tiene que hacer una revolución en el modelo de generación de ingresos. Creemos que existe una oportunidad espectacular: aquí en Cataluña solo hay 60 o 70 empresas que facturan más que el Barça y eso es porque los grandes clubes no han sacado provecho económico del gran potencial que tienen", añadió.

"Somos los que más facturamos, pero facturamos poco. Los clubes no han llegado a monetizar los millones de seguidores que tienen. Para nosotros esto es imprescindible. Para el Chelsea u otros clubes, quizá no es tan relevante, porque llaman al amo y éste cubre (los gastos), pero para nosotros, proteger nuestro modelo es vital. Por eso, necesitamos ir a los 300 o 400 millones de seguidores que tenemos en el planeta", dijo.