FUENLABRADA

Chico y Narváez, una relación de 'caballeros' tras el infortunio

El central azulón no ha dejado de mantener el contacto con el atacante colombiano de Las Palmas tras la desafortunada entrada del defensa en la jornada 22.

Chico y Narváez, una relación de 'caballeros' tras el infortunio
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El fútbol tiene un poco de todo: de duros golpes y de gestos de caballero. La lesión de Juanjo Narváez, jugador de Las Palmas, en la visita de los canarios al estadio del Fuenlabrada tuvo todos esos ingredientes. La sucesión de los hechos fue la siguiente: en el minuto 75, el colombiano corría a por un balón cuando Chico Flores, central azulón, llegaba a destiempo y, con una intención clara de interceptar el balón, golpeaba la cara de Narváez. La mala suerte hizo acto de presencia y el colombiano sufrió una fractura de la nariz y de ambas órbitas.

De inmediato, el jugador fue trasladado al Hospital de Fuenlabrada y de ahí al Hospital Gregorio Marañón donde fue tratado por los servicios de oftalmología y maxilofacial. La lesión obligó a pasar la noche en Madrid a Narváez, junto a un integrante del servicio médico del club. Sin embargo, no estuvo solo.

En todo momento, Chico Flores estuvo a su lado. El central acudió nada más terminar el partido al vestuario de Las Palmas a interesarse por la salud de Narváez. Además, llamó al colombiano en cuanto fue posible y se puso a la disposición del jugador y del médico del equipo insular en todo lo que pudieran necesitar durante su estancia obligatoria en la capital como pudo saber AS. No quedó ahí la cosa, como reconoció el propio Pepe Mel, técnico de Las Palmas, Chico le escribió para disculparse por su desafortunada acción. “Estuvo en el vestuario, ha llamado a Juanjo. Me escribió. No debemos juzgar a Chico”, aseguró Mel.

Ya con el jugador en Gran Canaria y tras haber pasado por quirófano, Chico volvió a escribir a Narváez para saber el desarrollo de la intervención y su estado. La comunicación entre Chico Flores-Juanjo Narváez es continua, dejando claro que el incidente fue cosa del fútbol y que ambos son dos ‘caballeros’ de este deporte.

La disculpa en las redes sociales

Por otro lado, el jugador no dudó en demostrar su arrepentimiento por redes sociales con un mensaje para el jugador y para toda la familia futbolera. "En primer lugar pedir disculpas a la afición y a mis compañeros por dejar al equipo con diez durante catorce minutos. En segundo lugar, pedir disculpas a Narváez por la entrada y desearle una pronta recuperación. Decir que nunca fue mi intención golpear al rival y que en todo momento estaba el balón en juego e intenté disputarlo creyendo”, rezaba el texto.