LEGANÉS

Bustinza y Recio vuelven en una sesión con casi 1.500 aficionados

Los dos jugadores del Leganés retornaron a los entrenamientos tras su lesión. Ya sólo siguen de baja Siovas y Szymanowski. Jornada festiva por la festividad de Reyes.

Bustinza y Recio vuelven en una sesión con casi 1.500 aficionados
JAVIER GANDUL DIARIO AS

No iban envuelto en papel de regalo, pero Bustinza y Recio aparecieron hoy en la Instalación Deportiva Butarque como obsequios improvisados a ojos de los casi 1.500 hinchas que acudieron para ver una sesión muy especial, con puertas abiertas y regalos tras el entrenamiento. Ambos futbolistas, ausentes los últimos días por lesión, se ejercitaron por primera vez en 2020 con sus compañeros a un ritmo normal y estarán a disposición de Javier Aguirre para el duelo copero del próximo sábado en Murcia. 

Ya avisó el Vasco en los estertores de 2019 que recuperaría a buena parte de los moradores de su enfermería para este duelo. Por ahora uno y otro, Bustinza y Recio, serán los primeros. Está por ver (aunque parece complicado) que se les una Siovas, aún en Grecia para la recuperación de su lesión de rodilla. Tampoco llegará a tiempo Szymanowski.

Aún así, reducir a sólo dos jugadores las bajas por lesión es, visto lo visto en el Leganés en la últimas semanas, bagaje optimista. 

Entre bromas y muchos niños

El Leganés abrió esta sesión de entrenamiento como es tradición ya al sur de la capital en los días previos a la jornada festiva del día de Reyes. El acceso se permitió desde eso de las 10:30 y, poco a poco, fueron llegando aficionados y, sobre todo, muchas familias con niños ilusionados por ver de cerca a sus ídolos. 

Javier Aguirre posa con aficionados durante el entreno especial de Reyes del Leganés

Los titulares ayer en Valladolid se ejercitaron de forma específica, mientras que el resto trabajó algo más entre rondos y algún que otro ejercicio con balón que hizo las delicias de los chavales en un griterío constante que se disparó al finalizar la sesión. Los futbolistas acudieron a las gradas y se hicieron fotos con los chavales.

También les regalaron balones oficiales del club. También el entrenador, aprovechó para darse un baño de masas en una ciudad que le ha acogido con los brazos abiertos desde que llegó.