EXTREMADURA

La familia Oliver, cerca de abandonar el Extremadura

El actual presidente, Manuel Franganillo, mantiene la parte accionarial más importante, mientras que la parte de Oliver habría vendido ya su 49%. Un empresario portugués sería el nuevo accionista del club extremeño.

Estadio Francisco de la Hera.
J.M.ROMERO DIARIO AS

La presencia de la familia del empresario Luis Oliver en el Extremadura UD tiene los días contados. El club de Almendralejo guarda silencio, pero el alejamiento entre las dos partes que conforman el accionariado, la que encabeza el actual presidente Manuel Franganillo (con el 51%), y la de la familia del empresario navarro (con el 49%), se habrían enfriado en los últimos tiempos hasta provocar la salida inminente de los Oliver. Incluso se habla ya de una operación que estaría cerrada, a falta de hacerse oficial, ya que habría un comprador para la parte accionarial que saldría a la venta. Se trataría de un empresario portugués, del que se desconoce por el momento el nombre, pero que cuenta con experiencia dentro del fútbol en el país vecino.

La operación se cerraría en breve, aunque no se podrá hacer en este ejercicio del 2019, ya que el interés de Manuel Franganillo es poder acudir al mercado de fichajes de invierno sin la inestabilidad que supone no contar con el apoyo del grupo inversor de Luis Oliver. La llegada de un nuevo accionista también podría suponer un empujón importante para la entidad ya que la actual situación económica le impide contar con límite salarial para apuntalar la plantilla de cara a la segunda vuelta de la competición.

La llegada de Luis Oliver a la entidad extremeña se produjo con el equipo de Almendralejo aún en Segunda B, aunque no se hizo oficial hasta este mismo año cuando el club se convirtió en Sociedad Anónima Deportiva. Su apoyo económico fue fundamental para situar al club en el fútbol profesional. Tras conseguir la permanencia la pasada temporada, los extremeños buscaban en la presente una estabilidad en la clasificación que no han conseguido hasta la fecha.

Con la inyección económica de la familia de Luis Oliver llegó el cambio de imagen de la entidad. Se transformó por completo el Francisco de la Hera, para hacerlo un estadio más moderno y funcional, y se buscó la profesionalización del club en todos sus estamentos