ITALIA

Cristiano: "¿Defectos? No tengo, siempre soy profesional"

El portugués dio una entrevista para DAZN Italia. "Antes veía el fútbol como una diversión y ahora, tengo otras prioridades: ganar títulos y estar en la cima", añadió.

0

Cristiano Ronaldo concedió una entrevista a DAZN Italia. En conversación con Diletta Leotta, el portugués habla sobre su primer año y medio como bianconero y su futuro, donde ya descarta ser entrenador. También sobre su llegada, su motivación como veterano, su personalidad... 

¿Prefiere que le llamen Cristiano o CR7?

No cambia mucho. En casa me llaman Ronaldo, en el colegio Cristiano y en el fútbol Ronnie, Cris. Igual solo los hinchas me dicen ‘CR7’.

‘CR7’ ya es una marca.

Ya soy también un hombre de negocios, sí, pero el futbol ahora sigue siendo lo más importante para mí.

¿Del uno al diez, cuánto es complicado meter goles en Italia?

Siete. (ríe)

¿El mejor defensa de la Serie A?

Los más duros son los con los que me entreno cada día: Bonucci, Chiellini y de Ligt. Antes hubiera dicho Chiellini solo, pero ahora que los veo todos los días puedo decir que son los tres.

¿Le gusta la comida italiana?

Sí, me encanta toda la cultura italiana, no solo la comida.

¿Qué diferencia hay entre Serie A y Champions?

Es completamente distinto. La Champions es la mejor competición del mundo, adoro jugarla. Es especial.

¿El mejor jugador de la Serie A?

El premio lo gané yo, así que de momento soy yo: agradezco a los compañeros que me votaron, es un honor (ríe). Hay muchos más muy buenos, veremos: tenemos muchas opciones.

¿Qué le gusta de la Juventus?

Todo. Es el mejor club italiano, con una historia increíble, me gusta estar aquí. Quiero ganar muchos trofeos.

¿Qué recuerdo tiene de aquel amistoso entre Sporting de Lisboa y Manchester United?

Jugué muy bien y estaba muy ilusionado. La noche anterior le dije a mis amigos ‘a lo mejor si lo hago bien, me fichan’, pero lo dije en plan broma… En cambio, tras el partido vino Ferguson a decirme que me querían llevar allá. Fui a Manchester y me hicieron firmar enseguida: no me lo esperaba para nada. Lo recuerdo como si fuera ayer.

¿Sigue teniendo la misma motivación?

Es distinto. Cuando comienzas, eres más despreocupado, ahora la prioridad es ganar trofeos y quedarse en un nivel alto. Después de los 20 años empiezas a tener mucha responsabilidad. Pero estoy feliz, motivado y quiero jugar todavía algún año más.

¿Cómo nació el ‘siuu’?

Cuando estaba en Madrid y ganábamos todos decían ‘sii’ y nació de manera natural, durante un amistoso en Los Angeles ante el Chelsea. No me esperaba que todo el mundo quedara impresionado, pero enseguida esa celebración se hizo famosa y seguí haciéndola.

¿Tiene recuerdos especiales con alguno de sus entrenadores?

Sería injusto citar uno solo, todos fueron importantes. Alguno más, alguno menos, pero todos me enseñaron algo.

¿Le gustaría ser entrenador?

Creo que no, eso diría en este momento, quizás en el futuro cambie de idea. Nunca digas nunca.

¿Sería más táctico o motivador?

Sin duda motivador. Adoro jugar al fútbol, y con mi equipo insistiría en eso, en la belleza del juego y las motivaciones.

¿Qué recuerdo tiene de la Eurocopa 2016?

Para mí, es el título más importante que gané en mi carrera. Aquella noche reí, lloré, sufrí… Y después me emborraché, claro. Lloré tanto que quede deshidratado y con una copa de champán ya estaba borracho. No suelo beber, pero aquella noche era especial: la más importante.

¿Y de la chilena ante la Juventus?

El gol más bonito que marqué, ante un gran equipo y con Buffon en la portería. Los aplausos de los tifosi fueron especiales. Siempre pensé que Gigi fuera buena persona, después del partido me felicitó. Ahora que le veo todos los días, sé que él es así: siempre ayuda a los demás.

Ya ganó su primer scudetto…

Me convertí en el único en ganar Serie A, Liga y Premier. Como digo siempre, un trofeo es un trofeo y yo adoro ganarlos. Mi madre aquel día era muy feliz, siempre me sigue, también aquí en Turín. En España me metía mucha presión, me decía ‘mañana debes ganar y meter un gol’. Me presionaba, pero entiendo por qué lo hacía. Ahora se preocupa más por como estoy, por mis niños. Ha cambiado.

Se entrena muchísimo: ¿le sigue divirtiendo?

Claro, es lo que amo. Si no lo pasas bien, es difícil: hago lo que me encanta y me pagan por ello, no puedo no estar feliz. Las críticas son parte del juego, hay que ser positivos, el fútbol es así. Sé quién soy y que al final de la historia me dirán ‘bravo’.