EL RIVAL DEL VALENCIA

Gasperini es la cara de la revolución del Atalanta

El técnico ha invertido la trayectoria del equipo. Gómez, Ilicic, Zapata y Muriel tienen peligro. Es un rival accesible.

El milagro imprevisto del Atalanta alcanza el viejo continente. Un club centenario, con 111 años de historia, que había perdido sus tres primeros partidos en la fase de grupos de la Champions renació para hacer historia y estar en los octavos. Su tercer puesto en la Serie A de la temporada pasada ya fue una pequeña revolución que ensalza a un clásico del Calcio como es Gian Piero Gasperini. Entrenador desde 2016, blindado hasta 2022, ya había clasificado dos veces consecutivas al club de Bérgamo a la Europa League. La sublevación del Atalanta lleva su nombre.

Gasperini ha conseguido lo más difícil en el fútbol: tener un equipo reconocible y seguro de lo que hace. Con un 1-3-4-1-2 de dibujo, el Atalanta se define por el pressing intenso, las vigilancias individuales y la acumulación de efectivos en el área. El pulso ofensivo del club lombardo no envidia al de los grandes de Italia. Los 38 goles que ha marcado en el Scudetto suponen la cifra más alta del campeonato. Papu Gómez, Ilicic, Zapata y Muriel dan rienda suelta al ataque. En fase de posesión del rival emergen los centrocampistas Freuler y de Roon, duchos en la recuperación y escudos protectores de los tres centrales. El Atalanta dio un golpe en la mesa y protagonizó un cambio de orden en Italia y ahora quiere alargarlo por Europa.

Virtudes

La fluidez. Los pases interiores de Gómez y las caídas a banda izquierda de Zapata tonifican los ataques.

La presión. Con su agresividad posicional es capaz de cortocircuitar la circulación rival.

Defectos

La zaga. Actúa con la línea muy adelantada y se puede quebrar ante adversarios superiores.

En los márgenes. Existen también espacios libres tras la espalda de los carrileros, que ganan mucha altura. Con velocidad se puede invadir esas zonas.

Estrella: Duván Zapata (28 años)