Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

LALIGA

Tebas tiene atados sus avales y pretende ser reelegido en Navidad

Según los estatutos de LaLiga, y tras confeccionarse mañana la Comisión Electoral, en tres semanas podría liquidarse el proceso. No se esperan más candidatos.

El presidente de LaLiga Javier Tebas posa en una entrevista para AS.

Javier Tebas presentó anoche su dimisión para poder concurrir a unas nuevas elecciones, en mitad de la entrega del Balón de Oro a Messi y pese a que él mismo había negado días antes que contemplara hacerlo. El hasta ahora presidente de LaLiga lo hizo de conformidad con las previsiones estatutarias y reglamentarias, así que ya se ha procedido a la constitución de la Comisión Electoral mientras Clemente Villaverde (Atlético) ejerce de presidente en funciones. Ésta estará formada por cinco miembros, de los cuales dos, representan a las Sociedades Anónimas Deportivas o clubes más antiguos de Primera, uno, al club más antiguo de Segunda, uno, al representante más moderno de Primera y uno, al más moderno de Segunda, recayendo tal condición en Athletic, Barcelona, Getafe, Sporting y Extremadura.

Los miembros de dicha Comisión tomarán posesión de su cargo mañana 4 de diciembre y ahí arrancará un proceso que variará si hay candidato alternativo o no. Si Tebas se presenta solo, en tres semanas será reelegido oficialmente. Si tiene rival, las elecciones, con casi toda seguridad, se celebrarían en enero de 2020.

Tebas alegó ayer diferentes motivos por los que ha decidido adelantar las elecciones 11 meses, ya que su mandato expiraba el 10 de octubre de 2020. Sin embargo, según la opinión de muchos presidentes consultados, sigue la misma estrategia de hace cuatro años: maniobrar de forma inesperada para no dar tiempo a sus posibles rivales (que han aumentado respecto a su llegada en 2013) a organizarse y presentar una candidatura alternativa contra él. Ya le pasó en 2016 a Alex Aranzabal, expresidente del Eibar, que acabó reclamado sin éxito que los clubes pudieran dar su aval a varios candidatos (no lo permiten los estatutos) y, por tanto, no pudo presentarse a las elecciones.

Tebas, ahora como entonces, no sólo se ha asegurado ya el aval del 25% que exige la norma (11), sino que también tiene ya bastantes más e intentará llegar a superar los 30 para imposibilitar que nadie más se presente a una disputa que podría estar más reñida por dos motivos: porque los clubes, avalen a quién avalen en un principio, luego votan a quien quieran en secreto y, además, porque entidades poderosas como Madrid y Barça harían campaña contra él.

Por si alguien se anima

Según las fuentes consultadas, no parece que vaya a presentarse nadie contra Tebas. “Sería un francotirador”, asegura algún que otro dirigente. De todas formas, si alguien decide dar el paso debe reunir unos requisitos según los propios estatutos de LaLiga en su artículo 34:

“Los candidatos a Presidente de la LIGA deberán reunir los siguientes requisitos:

1.- Ser mayor de edad y estar en el pleno uso de sus derechos civiles.

2.- No estar cumpliendo pena o sanción de suspensión o inhabilitación para ostentar cargo público o deportivo.

3.- No pertenecer, al momento de presentar su candidatura, o comprometerse a renunciar, en caso de resultar elegido, a la Junta Directiva o Consejo de Administración de una Sociedad Anónima Deportiva o Club, o ser poseedor, por cualquier título, de un porcentaje igual o superior al 10 por ciento del capital social de una Sociedad Anónima Deportiva; u ostentar cargo en una Federación Española o liga profesional, salvo en la Real Federación Española de Fútbol, ni pertenecer a empresa o sociedad ligada directa o indirectamente por compromisos económicos a alguna Sociedad Anónima Deportiva o Club.

4.- Presentar su candidatura en tiempo y forma hábiles, y estar avalada, al menos, por el veinticinco por ciento de los miembros de pleno derecho de la Asamblea de la LIGA.

Reglamentariamente se desarrollarán los plazos y formas de presentación de candidatos y de avales”.

La votación sería así

La elección de Presidente, si es que la hay, se realizaría en Asamblea General Extraordinaria, en la que resultará elegido, en primera vuelta, quien hubiera obtenido, al menos, 32 votos. En caso de que ningún candidato los obtuviere, se procedería a una segunda vuelta en la que serían candidatos únicamente los dos que hubieren obtenido más votos en la primera vuelta (si hubiere habido empate en el puesto más votado concurrirán a la segunda vuelta únicamente los candidatos que hayan empatado. Si hubiere habido empate en el segundo puesto más votado –y no lo hubiere habido en el primero- concurrirán a la segunda vuelta, junto al candidato más votado en la primera, aquellos que hayan empatado en el segundo puesto).

En la segunda vuelta resultará elegido aquél que obtenga mayor número de votos siempre que haya obtenido, al menos, un 35 por ciento de los votos correspondientes a los asistentes de cada una de las Divisiones. La votación correspondiente a esta segunda vuelta se efectuará una hora después de escrutado el resultado.

En caso de persistir el empate, o no cumplirse el requisito del 35 por ciento antes mencionado, se celebrará nueva Asamblea dentro de los treinta días siguientes, siendo únicos candidatos los que resultaran de la segunda votación, rigiéndose esta última por los mismos criterios y quórums anteriormente mencionados.

En el supuesto de que, finalizado el plazo de presentación de candidaturas, existiera tan solo un candidato a presidente, éste será proclamado por la Comisión Electoral, sin necesidad de celebrar Asamblea Extraordinaria. Ésta es la hipótesis con más fuerza.