Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

ATLÉTICO - BARCELONA

Simeone volvió a minimizar riesgos ante el Barça

El Atlético no realizó una ofensiva total al Barça más vulnerable de los últimos años y con Saúl de lateral le regaló la banda izquierda a Messi para que ganara el partido.

La pizza que cocinó Simeone para recibir al Barça tuvo doble queso en algún momento y masa fina por alguna parte. Su clásico y típico 1-4-4-2, formado por Oblak; Trippier, Felipe, Saúl; Correa, Herrera, Thomas, Koke; Joao Félix y Morata, salió en un inicio a hacer un repliegue a zona asignada por el entrenador esperando al Barça, posicionándose y contemporizando a diez metros de la línea del centro del campo y 20 metros del área. Le dejaba avanzar al Barça e intentaba el robo de balón en la zona de creación. Y tuvo éxito en varias jugadas que provocaron las acciones a balón parado como la del minuto 6 que tras varios despejes acabó en el tiro al poste de Hermoso con la derecha.

Un Barça vulnerable. Los jugadores del Atlético estuvieron voluntariosos y animosos y por ahí llegaron los ataques. Fue una ofensiva más por ímpetu de sus futbolistas que por un plan de ataque preestablecido, pero hubo ráfagas de intensidad en el juego del Atlético. El Barça que se presentó en el Metropolitano pareció el más vulnerable desde la etapa del Tata Martino, con un lateral izquierdo que no está al nivel y Rakitic jugando de pivote, donde no se sabe perfilar. Pero Simeone volvió a renunciar a una ofensiva total para ganar el partido. Por eso no le ha ganado al Barça en Liga en ocho años, porque minimiza riesgos y le vale el empate o una derrota por la mínima. Pero esta vez necesitaba ganar.

Joao ‘Infelix’. Joao Félix tocó muy pocos balones. Le llega muy poco juego al Menino de Ouro, no hay ataques en los que sea el protagonista. Su caño a Piqué fue lo que más entusiasmó a una afición colchonera que pegó un broncazo al Cholo cuanto le quitó porque ve que el chico se va a cansar y se va a ir a disfrutar con Guardiola o con un entrenador que juegue al ataque y no le haga estar a 70 metros del área. Su cara en el banquillo tras el cambio delató que el Cholo está consiguiendo que Joao sea ‘Infelix’.

Sin lateral izquierdo. Lo de dejar fuera a Lodi, el mejor y más prometedor lateral izquierdo joven de la Liga, para poner a Saúl en su lugar solo se explica en que el Cholo le quisiera hacer un hueco a Héctor Herrera, el que más fútbol tiene de los centrocampistas del Atlético ahora mismo (Thomas es demasiado irregular), y si ponía a Lodi (absurda su suplencia y sacarle en el minuto 87) tenía que quitar a Saúl o a Koke, que formaron una banda izquierda sin profundidad y sin apenas peligro en todo el partido, por la que llegó el golazo de Messi, por cierto. El Barça siempre ofrece un asado exquisito gracias al talento infinito del Leo.

Mal en los cambios. Se había equivocado Simeone también en sacar a Lemar por Correa en el minuto 73. El francés es cada partido menos querido por los aficionados y su salida en el mercado de invierno sería comprensible. Y lo de no sacar a Saponjic ni un minuto es una falta de respeto absoluta del entrenado para el delantero serbio que ha visto como le ningunea partido tras partido dejándole en la grada. Ante el Barça estaba en el banquillo y no le sacó ni un minuto, algo incomprensible cuando sólo tiene de delantero a Morata. Algún día debutará Saponjic. O no. A todo esto, el Atlético es sexto. Pero el Cholo sigue empeñado y obliga a comer pizza a los atléticos. ¿No sabrá cocinar otra cosa?