BARCELONA

La solución a los problemas de Dembélé podría ser el quirófano

En el club están valorando la posibilidad de una operación para poner fin a la sangría de recaídas que sufre el delantero francés en el bíceps femoral. El hándicap mayor sería el tiempo de baja: unos 3 meses.

La solución a los problemas de Dembélé podría ser el quirófano
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

Ousmane Dembélé está tocado y hundido. Esta última lesión le ha dejado tan destrozado anímicamente que ni el consuelo de sus compañeros en el vestuario fue suficiente para evitar que se derrumbara en todos los sentidos. Se marchó del campo abatido y desesperado ante una situación que ni controla ni sabe cómo frenar. Y es que ahora asegura que controla su dieta y que se entrena como el que más, pero ni aún así ha sido capaz de salir de esta peligrosa espiral de lesiones.

Las pruebas a las que se sometió este jueves confirmaron la gravedad de la lesión en todos los sentidos. El jugador sufrió una recaída en el bíceps femoral de su pierna derecha, abriéndose la cicatriz por el mismo sitio de la lesión que sufrió al final de la temporada pasada ante el Celta de Vigo.

En condiciones normales y en un jugador sin sus antecedentes, estaríamos hablando de un método conservador de recuperación y un tiempo aproximado de baja entre cuatro a cinco semanas. Pero en el caso de Dembélé, el diagnóstico es más complicado y el pronóstico más aleatorio. De ahí las dudas en el club sobre el mejor método para afrontar esta nueva lesión y el tiempo que están tardando para emitir un comunicado médico, que se esperaba para este jueves.

De hecho, en el club no se ha descartado que el jugador acabe pasando por el quirófano, aunque echa para atrás a la hora de aceptar esta opción el hecho de que se iría a los tres meses de baja. Mucho tiempo, sin duda, para un jugador que acumula tantos días en el dique seco desde que fichó por el Barcelona.

El jugador sólo ha pedido que le solucionen de una vez por todas las recaídas musculares en los isquiotibiales y está dispuesto a aceptar cualquier solución por muy traumática que sea. De ahí que su agente se reuniera esta tarde con el club para valorar también la mejor solución.

No será hasta este viernes cuando tras una cumbre entre todas las partes se tome la decisión definitiva. En el caso del método conservador, Dembélé estaría, en el mejor de los casos, para mediados de enero del 2020. Si finalmente se deciden por el quirófano, no regresaría hasta finales de febrero. Si se decantan por esta última el cirujano finlandés, Sakari Orava, que ya lo operó en su primera temporada cuando se rompió el tendón del bíceps femoral de su pierna izquierda, sería el hombre elegido.