RACING

Acuerdo total en la liquidación entre Ania y el Racing

Ambas partes han firmado un pacto extrajudicial que evita que el entrenador ovetense y sus tres ayudantes demanden al club ante los juzgados de lo social

Acuerdo total en la liquidación entre Ania y el Racing
Nacho Cubero DIARIO AS

La relación laboral entre el equipo técnico de Iván Ania y el Racing ha terminado con acuerdo y eludiendo verse las caras ante los juzgados de los social tras el despido de los entrenadores asturianos. El martes por la mañana acudieron al ORECLA, el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales de Cantabria, Iván Ania, su segundo César Negredo, el preparador físico Pablo Gutiérrez y el entrenador de porteros, Fabián Fernández, para firmar el pacto que habían alcanzado con los abogados del Grupo Pitma. Por parte del Racing acudió únicamente la abogada torrelaveguense Monserrat Ruiz Cuesta.
El montante final de la liquidación queda únicamente pendiente de la clasificación final del Racing, ya que en varios casos tenían una variable en su contrato relacionada con la permanencia del equipo.
El técnico ovetense, que dirigió 62 partidos entre Liga y Copa al Racing y fue el que lideró el regreso del equipo al fútbol profesional, deja el Racing decepcionado porque estaba convencido de que iban a sacar adelante la tarea, por un lado, y por la falta de calor humano en el adiós de sus jefes, especialmente del presidente, Alfredo Pérez, que ni tan siquiera se ha despedido de ellos, por otro.
En cambio, la relación con la afición ha sido impecable hasta el final y la de Ania con el resto del club también. Como ejemplo, el pasado domingo el entrenador asturiano estuvo en El Requeixon presenciando el Oviedo 0-Racing 3 de la División de Honor de juveniles, y al acabar el encuentro entró al vestuario para felicitar a los racinguistas por su gran partido y despedirse personalmente de varios jugadores, Pablo Torrre, Dani González o Jorrín, entre ellos, que habían participado en alguna sesión de entrenamiento a sus órdenes.

Simultáneamente al acuerdo entre el club y Ania, su sucesor, Cristóbal Parralo, dirigió una nueva sesión de entrenamiento, en la que participaron todos los componentes de la plantilla menos Abraham Minero, que no salió del gimnasio.