ESPANYOL

Espanyol y Pochettino: peor les fue con el Getafe hace siete años

A diferencia del 1-1 de este domingo, el triunfo azulón por 0-2 sentenció al ‘Sheriff’ de Murphy, quien vivió en el Espanyol su primera salida traumática de un club, que emula en el Tottenham.

Espanyol y Pochettino: peor les fue con el Getafe hace siete años
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

Va camino de cumplirse una semana desde la destitución de Mauricio Pochettino en el Tottenham y un día desde que el Espanyol se quedara a medias en su supuesta final en casa ante el Getafe (1-1). Dos factores que convergen este 25 de noviembre en que se cumplen siete años de la jornada en que el ‘Sheriff’ de Murphy cayó ante los azulones en Cornellà-El Prat y firmó su primera sentencia en los banquillos.

Si el hispanoargentino sucedió a Mané en enero de 2009 como entrenador del Espanyol, fue un jugador con el mismo nombre, jugador del Getafe, quien le apuntilló en el minuto 90 de aquel encuentro con un 0-2 que dejaba helado al público de Cornellà-El Prat, que se dividía entre los gritos de “Pochettino, dimisión” y los de “directiva, dimisión”. Y eso que estos últimos llevaban solo una semana en el cargo, con Joan Collet en la presidencia, tras superar a Sergio Oliveró en una suerte de sufragio accionarial. Así que quien cayó, el 26 de noviembre, fue el entrenador, junto al director deportivo, Ramon Planes, hoy en el Barcelona. No fue formalmente una destitución, sino una “rescisión de mutuo acuerdo”.

Aquel Espanyol había encadenado tres derrotas y llevaba nueve puntos, los mismos que ahora, pero en una jornada menos, 13. Y firmó a Javier Aguirre, quien curiosamente esta temporada ha llegado como entrenador ‘bombero’ a un rival directo, el Leganés. Pablo Machín, de aquellas, dirigía en Segunda al Numancia y estaba a un lustro de saltar por méritos propios a Primera, al mando del Girona.

El porvenir de Pochettino no quedó demasiado manchado por aquella salida del Espanyol, ya que apenas dos meses después fichaba junto a su inseparable cuerpo técnico (Toni Jiménez, Jesús Pérez y Miguel d’Agostino) por el Southampton, al que en año y medio convertiría en equipo de moda de la Premier League hasta el punto de que a su puerta llamó el Tottenham, al que llevó hace solo seis meses a su primera final de la Liga de Campeones. El fútbol no tiene memoria, pero como ente inescrutable es maravilloso.