Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

REAL SOCIEDAD

Loren: "No creo mucho en jugar con siete de fuera y cuatro de casa como pasa ahora"

Más de un año después de su salida de la Real Sociedad, Loren presenta un libro en el que repasa su etapa como responsable de la dirección deportiva txuri-urdin.

Loren: "No creo mucho en jugar con siete de fuera y cuatro de casa como pasa ahora"
Real Sociedad

oren, exdirector deportivo de la Real, ha presentado su libro 'La transición de joven talentoso a deportista excelente', escrito con su más estrecho colaborador, Josean Arruza. Vuelve Lorenzo Juarros 'Loren', dice preparado para coger un nuevo proyecto, y analizando la actual situación de la Real.

-¿Qué pretende con ese libro?

Constatar o dejar una evidencia del trabajo en la Real estos diez años bajo mi responsabilidad en la dirección deportiva. Un trabajo integrado entre los técnico-táctico y el departamento de psicología, porque tenía claro cuando entre que el tema de poder desarrollar todas las capacidades mentales iba a ser fundamental, teniendo en cuenta que íbamos a trabajar con la cantera. Y luego plasmar mi estilo de juego y de futbolista, y lo que yo creo que es fundamental, el apartado psicológico, que yo creo que ahí hay un déficit en general en el fútbol.

-Suena casi a título reivindicativo...

No, no. Ha sido un aspecto de satisfacción personal, no reivindicar nada. Hemos ayudado a la Real a salir de un momento muy complicado. Ya sabéis cómo cogimos la Real y como la dejamos. No era revindicar, sino cerrar un círculo y una etapa en mi club, con mi trabajo en la Real. Que alguien sepa lo que pasó esa década en el área deportiva.

-¿Tiene la sensación de la percepción del aficionado a su trabajo ha mejorado ahora que está fuera de la Real?

No lo sé. No me lo planteo. Siempre he tenido la sensación de que, salvo temas puntuales, y algún medio en particular, la gente me ha expresado su cariño y ha percibido la sensación de cómo cogimos la Real y como la dejamos. En general, que luego siempre hay opiniones distintas.

-¿Le hubiera gustado explicar todo esto cuando estaba en la Real?

Pero es que cuando estás trabajando, no te lo planteas. Lo importantes es hacer tu trabajo, y esto me ha llevado un año poder aglutinar. Lo importante era ascender al equipo primero y luego estabilizarlo en Primera, no sacar todo esto. Explicarlo entonces les hubiera aburrido, ahora con el tiempo es más fácil de leer y pensar que todo el trabajo tenía una base científica y de verdad.

-¿Tiene la sensación de que ahora se ve en la Real mucho del trabajo que refleja en ese libro?

Me siento muy identificado. Con el fútbol base siempre hubo una sintonía total. En función de que el club fue mejorando la relación, con la segunda etapa de formación, empezó a haber un mayor vínculo para generar ese estilo de futbolista que queríamos hacer para el primer equipo. Pero eso fue poco a poco, porque lo primero era ascender. Y me siento muy contento con lo conseguido, y ver ahí a Labaka y a Alguacil me siento satisfecho, me siento muy identificado porque se ha demostrado que la Real puede ser competitiva con un estilo de juego reconocible y atrevido. Porque fuimos dotando de ese estilo que queríamos.

-¿Es un trabajo continuista este proyecto?

El trabajo de dentro no sé cómo es. Lo que sí puedo decir es que me da la sensación, viendo el trabajo, es un poco parecido, y el primer equipo sí que veo muchos parámetros de lo que nosotros quisimos implantar. Pero sí hay una puntualización...

-Diga...

Sabéis cuál es mi idea entre jugador de casa y de fuera. Los de fuera siempre nos han dado mucho, pero ver cuatro de casa y siete de fuera no me gusta mucho. No es lo que más he creído. No creo que el trabajo de cantera deba estar mediatizado por la clasificación. Mejor quedar quinto o cuarto pese a que se resienta el trabajo de cantera, yo no creo en eso. Y eso es lo que siento que pasa ahora, que incluso hay en la plantilla casi más gente de fuera que de casa. Yo he creído siempre en el trabajo para hacer crecer a la gente casa, ayudado por los que vienen de fuera.

-¿Se siente ya preparado para coger otro proyecto fuera de la Real?

Sí, claro. He tenido la experiencia grata en mi club, pero soy joven y me siento bien. Sí necesitaba parar, respirar, ampliar la mirada, y ahora me encuentro con fuerzas después de temporada y media de coger otro proyecto. Que me ha venido bien para ver otras realidades y clubes. Hubo ofertas y declaración de intenciones, pero no me llenó nada del todo.

-¿El Getafe?

Sí, eso es. Se llegó hasta el final casi, pero como pasa en el fútbol, los detalles no se pusieron de acuerdo. Porque donde vaya tengo claro que debe ser para que me deben trabajar y desarrollar este proyecto, porque creo firmemente en la psicología del rendimiento, porque quien lo lleve bien marcará una diferencia con otros equipos.

-¿Qué relación tiene a día de hoy con Aperribay?

Es la misma que el día que celebramos la Champions o el ascenso. Una cosa es la relación de amistad, y otra es que yo estoy fuera y no debo interferir en sus decisiones.

-¿Le hubiera gustado no salir por la puerta de atrás de la Real?

Bueno, yo salí el año que jugamos la Europa League.

-Me refiero a las formas...

Las formas no se pueden elegir. Entré en una situación fastidiada, y me tocó salir en una situación que no fue la más agradable. Pero me fui tranquilo, con el trabajo hecho. El fútbol no te suelen dejar elegir.

-Hay que destacar su trabajo en la elección de los entrenadores...

Estoy muy contento con las apuestas que hice para los banquillos. Sinceramente. Lasarte no ascendió, Montanier nos llevó a la Champions, arrasate nos hizo quedar séptimos el año de la champoions y Eusebio nos llevó a la fase de grupos de la Europa league. Estoy contento con las elecciones que hicimos para el banquillo. Los teníamos muy claros. Todos cumplieron sus propósitos, y además manteniendo la filosofía de jugar con gente de casa.

-¿Cómo ve en la actualidad a la Real?

Le veo muy bien. Estabilizado y un estilo de juego muy definido, atrevido y valiente. La clasificación no es importante, pero es significativo. Pero lo bueno es que se vuelva a hablar de su estilo. Que esté la Real peleando por los puesto de arriba debe ser su objetivo. Pero la clasificación la veo un poco adulterada porque los grandes se están dejando muchos puntos.

-¿Le hubiera gustado ser director deportivo de la Real con 112 millones de ingresos?

Lo que yo hice fue adaptarme a los ingresos que había entonces. Es un problema tener poco dinero, pero también lo es tener mucho y acertar para que no se despilfarre, porque a veces no hay mucha diferencia entre una cosa u otra.