ATLÉTICO DE MADRID - ESPANYOL

El once del 6-0 no tiene premio y Piatti se acerca a obtenerlo

El argentino ya toca balón, mientras que Iturraspe se ejercitó más allá de la sesión grupal y Calleri aún lo hace en el gimnasio. El parón será balsámico.

El once del 6-0 no tiene premio y Piatti se acerca a obtenerlo
GORKA LEIZA DIARIO AS

Quedará para la historia el abultado 6-0 del jueves ante el Ludogorets, el resultado más amplio del Espanyol en competiciones europeas y en Cornellà-El Prat. Pero el conjunto perico, y en especial su entrenador, Pablo Machín, pasa página para el encuentro de hoy ante el Atlético de Madrid, que ni responde a la misma competición ni se disputa en territorio local.

Es por ello que recurre Machín descaradamente a su plan A, el de LaLiga, dejando directamente fuera de la convocatoria a hasta cuatro de los futbolistas que fueron de la partida en el excepcional partido de la Europa League. Sorprende especialmente la salida de Fernando Calero, quien todavía no ha jugado ni un solo minuto liguero con el técnico soriano. Tampoco lo ha hecho, y así seguirá siendo al menos hasta después del parón, un Lluís López que para colmo viene de marcar su primer gol como profesional, ante los búlgaros. E igualmente en casa se quedaron Sébastien Corchia, cuya proyección ofensiva ante el Ludogorets fue prometedora, y un Pol Lozano que llevó la manija desde la medular con una precisión impropia de su edad, y que volverá la semana entrante a acudir a la llamada de la Selección española Sub-21. "Esto va a ser habitual porque solo pueden ir 18", alegó Machín sobre estas ausencias.

Tampoco estarán en el Wanda Metropolitano tres futbolistas que, por ahora, engrosan la enfermería blanquiazul. A Pablo Piatti se le vio el sábado tocando balón en uno de los extremos del campo de entrenamiento, alejado aún del grupo y acompañado por un recuperador del club, por lo que el argentino podría reincorporarse después del parón, en 15 días.

Por su parte, a Jonathan Calleri se le vio abandonar la Ciudad Deportiva antes de que la plantilla terminase su entrenamiento. Lo contrario que Ander Iturraspe, que se ejercitaba en solitario sobre el césped cuando la sesión ya había acabado.