Competición
  • Champions League

MUNDIAL SUB-17

El dominio africano llega a su fin en el Mundial Sub-17

Las selecciones africanas han sido la gran decepción de un Mundial Sub-17 que siempre dominaron. Ninguna de ellas ha pasado a cuartos.

Pedri, de España, y Daouda, de Camerún, miran al balón durante el partido del Mundial Sub-17.
Joédson Alves EFE

África debe reinventarse. Las selecciones africanas habían presumido históricamente de su dominio en el Mundial Sub-17, aunque eso es ya cosa del pasado. El último torneo, el de 2017, les sirvió de advertencia: final europea (Inglaterra-España) con Mali como mejor clasificada (cuarta) después de recibir una lección de fútbol en semifinales por parte de España.

Lejos de intentar buscar una variante en su fútbol, en este Mundial de Brasil han insistido en lo mismo: basar su fortaleza en el físico. El fiasco ha sido estrepitoso: no habrá ninguna selección africana en cuartos de final. Nigeria y Senegal tienen alguna justificación (eliminadas por Holanda y España, respectivamente), pero los casos de Angola (fuera tras perder contra Corea del Sur en octavos) y Camerún (la campeona africana no sumó ningún punto y hasta Tayikistán les ganó) demuestran que deben reinventarse.

Este Mundial Sub-17 siempre había estado dominado por los africanos. Nigeria lidera el palmarés (cinco títulos), lo había ganado África en 7 de las 17 ediciones y habían tenido representación en 11 de las 17 finales. De hecho, dos veces habían hecho pleno en las finales: Nigeria-Mali en 2015 y Nigeria-Ghana en 1993. Sólo en 2017, 2011, 2005, 2003, 1999 y 1989 no hubo ninguna africana en la final. Este 2019 será la séptima.

Antídoto a la superioridad física.

Nunca tuvieron que hacer demasiado caso a la táctica los africanos en esta edad, porque su superioridad física les permitía dominar. Eso definitivamente ha cambiado. Las selecciones del resto del mundo han encontrado el antídoto. Preparan los partidos al detalle, como se vio a Corea del Sur contra Angola, y minimizan la importancia del físico. África debe evolucionar su fútbol o su dominio en el Mundial Sub-17 pasará a formar parte de la historia…