Competición
  • Champions League

ATLÉTICO DE MADRID

Morata, el gol del Atlético

El punta acumula cuatro partidos consecutivos viendo puerta y ha hecho cuatro de los últimos cinco tantos del equipo en la faceta que más se le atasca al Atleti.

Álvaro Morata ha encontrado la racha goleadora y se ha convertido en el único jugador del Atlético acertado de cara a puerta. En una faceta donde el equipo rojiblanco sufre un mundo para perforar la meta rival (sólo 12 tantos conseguidos en 12 jornadas ligueras), el momento de forma del '9' se ha convertido en una bendición para Simeone, ya que acumula cuatro partidos seguidos marcando, aunque contra Alavés y Sevilla no fue suficiente para ganar

El punta también es el autor de cuatro de los últimos cinco tantos del equipo. Tan sólo Saúl con su gol al Athletic se ha colado en el monopolio de Morata en las últimas semanas. El ariete, que cumplió 27 años la semana pasada, acabó contra el Bayer Leverkusen con una sequía de seis encuentros consecutivos sin gol donde además había sufrido una lesión y una expulsión en Mallorca que le impidió jugar el derbi contra el Real Madrid. 

Un tanto fundamental ante los alemanes para dar el triunfo al Atlético y acercar los octavos de final de la Champions. Morata, que había sido suplente, volvió a recurrir a su mejor recurso, el remate de cabeza, para aprovechar un fantástico centro de Lodi y batir a Lukas Hradecky con un testarazo picado. También de cabeza había llegado su único tanto del curso hasta ese momento, el conseguido en la primera jornada contra el Getafe que supuso la victoria colchonera por 1-0 donde el propio Morata falló un penalti.

Tras su gol al Leverkusen volvería a marcar contra el Athletic, de nuevo en el Wanda Metropolitano, para sentenciar el partido poniendo el segundo tanto en el marcador y ampliando la ventaja a dos goles, algo que sólo había pasado anteriormente contra el Mallorca y el Lokomotiv. Morata aprovechó un centro medido de Correa al segundo palo para empujar el balón con la pierna derecha justo antes de ser sustituido con el deber cumplido.

Contra el Alavés volvería al banquillo para marcar de nuevo cuando tuvo su oportunidad en la segunda mitad. Otra vez asistido por Correa, aprovechó una gran pared con el argentino para superar a Pacheco con un remate entre las piernas y convertirse en el máximo goleador del equipo (por delante de João Félix). Tuvo la oportunidad de sentenciar en un mano a mano donde en esta ocasión salió vencedor el portero y vio como Lucas Pérez acababa empatando para los babazorros.

Y de nuevo ante el Sevilla aprovechó la primera ocasión que tuvo para marcar el gol del empate del Atlético con un cabezazo a centro de Arias. Morata estuvo a punto de conseguir el tanto del triunfo rojiblanco en el descuento, pero entre Vaclik y Koundé, reteniendo el balón entra sus piernas sobre la línea, evitaron que el balón cruzase la línea.

Al primer toque, con gran rendimiento de cabeza

Unos goles con varios patrones comunes, ya que habitualmente abren el marcador Atlético, son al primer toque (9 de sus 11 goles como rojiblanco) y principalmente de cabeza (tres de los cinco de esta temporada). Morata es el único jugador al que en la actualidad no se le ha hecho pequeña la portería rival, en una racha que no satisface al jugador, ya que en los dos últimos partidos no ha llegado acompañada de triunfo como sí había sucedido en todos sus goles anteriores en el Atlético.

“Ojalá no hubiese marcado y hubiese ganado el equipo. No me gusta pensar en mí, lo que quiero es ganar títulos en el Atlético y lo demás da igual” declaraba el jugador tras el empate ante el Sevilla. Mientras Diego Costa se encuentra peleado con el gol, sin gozar prácticamente de ocasiones y fallando un penalti clave en el Sánchez Pizjuán después de ver como el VAR anulaba su gol de cabeza, Morata ha asumido la responsabilidad de ser el ‘9’ referencia en el apartado goleador.

La misión de recuperar al ‘19’ pasa por mantener la mejor versión de Morata e ir sumando compañeros que le puedan ayudar a colaborar en una faceta donde el Atlético está sufriendo muchísimo para acertar de cara a puerta y donde vive agarrado al acierto del punta, que ha encontrado su mejor racha de partidos consecutivos marcando desde el año 2016, cuando era jugador del Real Madrid.