REAL MADRID 5-LEGANÉS 0

1x1 del Madrid: Benzema, a lo suyo; Rodrygo se agarra al once

El francés dio dos asistencias y marcó un gol, y el brasileño estrenó titularidad en el Bernabéu con el 1-0. Courtois echó el cerrojo y Jovic marcó por fin.

Courtois. Por fin una noche tranquila para el belga, cuya última vez en el Bernabéu acabó en pitos y cambio al descanso por un percance vírico. Esta vez no escuchó silbidos, hizo un paradón en el 28' a Óscar, solucionó bien un chut en el 87' y dejó la puerta a cero por primera vez este curso en casa, la cuarta en total.

Carvajal. Correcto en defensa. Hizo en el 39' con Benzema la de Jordi Alba con Messi, pero el francés se topó con el portero.

Varane. No viene siendo habitual, ni se espera que lo sea en adelante, un partido tan plácido para el francés. Despejó sin problemas lo que le llegó.

Ramos. Atento, especialmente en un envío peligroso al área en el 19'. Le paró un penalti Soriano a la primera, pero el árbitro mandó repetir y el capitán no perdonó como tampoco lo había hecho en sus 13 últimos tiros desde los once metros.

Marcelo. Inició el 1-0 y ofreció buenas sensaciones. No hay mejor señal para su equipo que verle saltarín y pegando taconazos. Solvente en defensa, vivió en campo contrario y así plantó a Modric frente a Soriano en una jugada que supuso el penalti del 4-0.

Valverde (cambiado en el 75'). A los tres minutos ya había protagonizado una de esas conducciones tan suyas para romper líneas y un pase al área que no enganchó Benzema. Libre de marca, malogró una asistencia de Rodrygo. Crece, cree y crece, tanto que hoy es imposible adivinar su techo.

Casemiro. Siempre aporta músculo, pero cuando le añade cerebro no tiene precio. Se vio en el 22', con un robo que siguió con un pase al hueco que terminó en el penalti sobre Hazard.

Kroos (cambiado en el 62'). Por segunda vez en el Madrid ha enlazado dos partidos marcando. Ante el Leganés, en el 9', en asociación con Benzema. Rozó el doblete en el 20'. Al nivel del mejor Kroos que se recuerda, y eso es mucho viendo su carrera y el irregular estado del equipo esta temporada.

Rodrygo. Ha caído de pie en el Madrid. Celebró su primera titularidad en el Bernabéu con un gol, el del 1-0, de jugador que sabe moverse donde se deciden los partidos. Más lejos de las redes se lució con algún regate, como cuando rompió a Silva y puso a Valverde en posición franca. Con 18 años y ese estado de gracia y confianza, sólo le falta que Zidane, que le viene dando confianza, le dé también continuidad.

Benzema (cambiado en el 69'). El delantero-no delantero más singular del mundo. Entiende el fútbol como pocos y no le obsesiona el gol, y por eso asistió en los dos primeros tantos (100 pases de gol de blanco), le dejó el penalti del tercero a Ramos y luego se atrevió con una falta muy lejana, con poco futuro. El palo le privó del gol en el 67', pero en el 69', justo antes de ser sustituido en medio de una unánime ovación, ajustó cuentas con un penalti. El francés es Pichichi junto a Loren y Gerard Moreno.

Hazard. Cada día encara más, su arma más dañina, y se va más fácil. Provoca muchas faltas y convirtió un mal control en el penalti del 3-0. Se asomó a la derecha algunos minutos en ambas mitades. Se echó de menos más atrevimiento para rematar él mismo sus eslálones, como en el 79' cuando le regaló el gol a un Varane que, de improbable que era el pase, no lo supo leer.

También jugaron:

Modric (entró en el 62'). Volvió al blanco 25 días después y, casi en su primera aparición, se coló en el área y fue derribado para el penalti del 4-0. Asistió a Jovic para cerrar la manita.

Jovic (entró en el 69'). Lo probó a los dos minutos de pisar el césped con un tiro forzado desde la media luna. Le anularon el que hubiera sido su primer tanto por cabecear en fuera de juego, pero en el descuento se estrenó con otro en posición legal y luego perdonó su segundo.

Isco (entró en el 75'). Pudo marcar con un buen disparo en el 87'.