ALAVÉS

El Alavés sólo ha encajado un gol en Mendizorroza

Fue de falta directa para el Sevilla gracias a un gran golpeo de Joan Jordán.

El Alavés sólo ha encajado un gol en Mendizorroza
PAULINO ORIBE DIARIO AS

Asier Garitano estuvo en el disparadero hace tres jornadas porque su equipo apenas hacía ocasiones y era bastante vulnerable en los desplazamientos. Tras dos malos derbis contra el Athletic y la Real incluso se llegó a especular con su cese. El Director Deportivo del club, Sergio Fernández, convenció al propietario de que no era lo más adecuado. Ahora, los resultados le han dado la razón.

Hay un dato incuestionable: su equipo sólo ha encajado un gol en Mendizorroza en lo que va de temporada. Ganó 1-0 al Levante, empató a 0 con el Espanyol, cayó 0-1 ante el Sevilla, venció 2-0 al Mallorca y ayer repitió ese resultado con el Celta de Vigo.

Son 450 minutos de juego (más considerando los tiempos que se alargan tanto en las primeras como en las segundas mitades) y lo cierto es que, en Vitoria, sólo ha encajado un gol. Y fue del Sevilla gracias a una falta directa magistralmente ejecutada por Joan Jordán. Dicho de otra manera, el Alavés no ha recibido un tanto en Mendizorroza en juego. Sólo a través de un libre directo.

Eso evidencia que es un equipo serio en defensa (no tanto lejos de su feudo) y que se explica el axioma de Garitano de que "si queremos jugar con dos delanteros, tendrán que trabajar y sacrificarse en labores de presión, robo y recuperación porque, de lo contrario, habrá que reforzar otras zonas como la medular". Por si eso fuera poco, el equipo está viendo puerta con más asiduidad. Hasta ahora sólo habían marcado Joselu y Lucas Pérez pero en la lista de goleadores hay que apuntar ya a Lisandro Magallán, el central argentino cedido por el Ajax de Amsterdam y que aprovechó a la perfección la ausencia de Rodrigo Ely por lesión.

Magallán: "Nuestro objetivo es ser fuertes"

Lisandro Magallán es un jugador formado en Boca y que ahora mismo pertenece al Ajax de Amsterdam. Está cedido en Vitoria pero la presencia de Laguardia y Ely en la zaga le había cerrado las puertas hasta el momento. La lesión del brasileño le permitió jugar el domingo ante el Celta. Fue el autor del 1-0 y se convirtió en el primer jugador del equipo que vio puerta al margen de los dos puntas (Lucas y Joselu llevan, cada uno, tres tantos).

"Estoy muy contento por el gol y por haber ayudado al equipo a ganar. Yo entreno toda la semana para que los rivales no marquen y, en ese sentido, en una jugada de la primera mitad en la que le quité una ocasión a Iago Aspas incluso me da más alegría. Durante la semana trabajamos bien la pelota parada y yo pude marcar y estoy muy feliz por eso", aseguró.

A nivel personal comentó que "fui agarrando más confianza con el correr de los minutos. Defensivamente estuvimos bien, ellos tenían la posesión pero casi siempre en mitad de cancha. En realidad, cuando más sufrimos fue al principio del partido. Luego ellos ya no nos lastimaron, no nos crearon peligro", añadió.

"Me voy con la satisfacción de ver el esfuerzo del equipo y que, además, acompañara el resultado. Además en Mendizorroza se nota siempre el aliento de la afición y es muy importante para nosotros ganar de local para devolverles esos ánimos. Es muy lindo porque la grada es siempre una fiesta y eso nos ayuda cuando las cosas no se nos dan bien. En ese sentido, nuestro objetivo es ser fuertes y salir siempre con la convicción de que podemos ganar los partidos", concluyó.