REAL MADRID 4-GRANADA 2

1x1 del Real Madrid: se sale Valverde, se estrena Hazard

El uruguayo dio una exhibición de fútbol y físico, mientras que el belga marcó su primer gol. Acompañaron Bale, Benzema o Carvajal y flojeó Areola.

Areola. Se complicó la vida en cinco minutos con una salida en falso por arriba y con un penalti absurdo, por exceso de confianza con los pies, que pagó con su primer tanto encajado como madridista. En el segundo poco pudo hacer. En el 84', después de un envío fallido a Odriozola, acabó silbado.

Odriozola. Empezó algo impreciso, pero aun así conectó con Bale en el 1-0. Eléctrico, subió su banda con frecuencia hasta el último suspiro, asistiendo a James sobre la bocina. No tuvo mayores problemas en defensa.

Varane. Salvó el 3-2 sobre la línea en el 76', pero colaboró para que subiera al marcador al perder la marca de Domingos en el 78'. Anduvo atento a las coberturas por las incorporaciones de Odriozola y ayudó en la salida de balón.

Ramos. Poco exigido en defensa, se atrevió con una falta en el 24' que tocó en la barrera y dio un susto a Rui Silva. Rozó el 4-1 con un cabezazo en el 74'.

Carvajal. Lateral derecho de cuna, ante el Granada pareció lateral e incluso extremo zurdo de costumbre. Pisó habitualmente el campo rival y pudo marcar, solo ante el portero, en el 11' y en el 26'. Fue amonestado en el 54'.

Valverde. Le sobran el físico y las ganas, pero le faltan minutos para terminar de cuajarse. Y Zidane parece decidido a proporcionárselos. Su primera parte es de las que pueden cambiar una carrera: dejó poderosísimas conducciones con balón, carreras para recuperar e intensidad, lo que originó el 2-0. Tuvo el gol con un cabezazo llegando al área en el 16'. No aflojó en la segunda mitad, lo que le hizo salir también en la foto del 3-0.

Casemiro. Una tarde más, la escoba que todo lo barre. Llegó al partido con 780 minutos jugados de 910 posibles y corrió como si aún tuviera todas las rayas de la batería. Vio amarilla en el 43'. Que no se constipe con Brasil…

Kroos (33'). Cambiado por problemas musculares, quién lo hubiera dicho después de haberlo jugado todo menos 8 minutos este curso, mientras aguantó estuvo fino en la combinación y le sirvió un gol en el 26' a Carvajal, que no acertó.

Bale (82’). Sus dos primeras intervenciones recogieron lo que viene mostrando y lo que de él se espera: calidad a raudales con una asistencia de muchos quilates a Benzema (2') y compromiso con una falta defendiendo en campo propio (8'). Mantuvo, con algo de intermitencia, esa alternancia hasta el descanso. Luego se fue difuminando.

Benzema. Su zarpazo, en el 2' para el 1-0, le volvió a mostrar como un jugador tan letal en el área como superclase en jugadas posteriores fuera de ella. Rui Silva impidió su doblete en el 86'. Un gran '9' y un brillante '10'.

Hazard (69'). Metió, por fin, su primer gol como madridista. Alimentará su confianza, pero sobre todo calmará a cuantos andaban nerviosos por su rendimiento. En la primera mitad se cambió de banda algunos minutos con Bale, al que buscó sin llegar el galés dos veces en el área. Habilitó a Modric en el 3-0. Aunque todavía le falta un segundo de antelación en muchas acciones para ser el jugador que fichó el Madrid, ese galáctico se intuye ya muy cerca.

También jugaron:

Modric (33'). Tocó, tocó y tocó… hasta que reventó un balón desde la frontal en la escuadra. Ese 3-0 fue de los que, como decían los clásicos, vale el precio de la entrada.

Isco (69'). Reapareció 42 días después y la primera pelota que tocó acabó en una falta sobre él. Intentó tener el balón y se asomó a la portería contraria con un tiro demasiado tímido.

James (82'). No se pueden aprovechar más 8 minutos que el colombiano con ese gol de oportunista de área. Su celebración, quitándose la camiseta, habla de un futbolista que, después de querer salir por no verse con oportunidades, se aferra a su sueño de triunfar en el Bernabéu.