LEGANÉS-GRANADA

Víctor Díaz, historia del Leganés y ahora capitán del Granada

Víctor Díaz vivirá el sábado un partido muy especial en Los Cármenes. El lateral sevillano debutó en Primera y marcó el primer tanto de la historia pepinera en la máxima categoría

Víctor Díaz durante un entrenamiento.

Víctor Díaz vivirá el sábado un partido muy especial en Los Cármenes. El lateral sevillano probó las mieles del éxito en Butarque. Con el Leganés, Díaz logró su primer ascenso a la máxima categoría, también el primero del conjunto pepinero en la historia, y fue el club que le dio la alternativa en Primera División. Pero su idilio con el Leganés va más allá. Porque Víctor es historia viva del conjunto blanquiazul.

A los 28 años, después de toda una vida corriendo el lateral derecho de los campos de Segunda B y Segunda, Víctor llegó a la élite. Lo hizo de la mano de un Leganés que por primera vez pisaba la máxima categoría. Fue un 22 de agosto de 2016, un día que Víctor nunca olvidará. El Leganés debutaba en Balaídos en Primera y el lateral sevillano salía de inicio con Asier Garitano en el banquillo. En un duelo igualado, Víctor cambió el sino del encuentro en el minuto 74 cuando su testarazo al saque de un córner se convirtió en el primer gol de la historia del Leganés en Primera y también en su primer tanto en la máxima categoría. Este cabezazo a la red valió los primeros puntos del Leganés la élite del fútbol y fue en inicio de la historia pepinera en Primera.

Tras el empate en Valladolid, Víctor Díaz habló con los medios del club sobre el difícil duelo ante los pucelanos: “Fue un partido muy complicado. En Primera cada partido es muy difícil, más fuera. Es un punto que es positivo más fuera de casa”. El sevillano sabe de la importancia de sumar todo lo posible y más en una semana de tres partidos: “Después del partido del Barcelona, el equipo mantuvo la alegría. Es un partido más y es verdad que te da ilusión, pero son tres puntos más e intentaremos conseguir la victoria contra el Leganés”.

Es su único gol en primera división

Víctor Díaz no es un goleador ni mucho menos. De hecho, ese tanto en Balaídos es el primer y único gol del sevillano en la máxima categoría. Con el Leganés jugó 1.811 minutos en 23 partidos y, cuando terminó esa temporada, dejó el conjunto pepinero para fichar por el Granada. En la ciudad nazarí se ha convertido en un baluarte defensivo del equipo, siendo vital en el ascenso. Jugó 38 partidos en cada una de sus dos primeras temporadas.