TELEVISIÓN

Jesús Mosquera, del fútbol a 'stripper' en la televisión

El actor de la serie de Antena 3 pasó por Betis B y Málaga B, llegando a debutar con el primer equipo antes de 'Toy Boy', que hoy se estrena (22:45).

Jesús Mosquera posa para AS, un futbolista convertido en stripper en la televisión.
Atresmedia

Jesús Mosquera (Fuengirola, 1993) no pretendía presentarse a aquel casting. Pero era en el gimnasio en el que entrenaban, él siempre con su petate de fútbol al hombro, que ese era su sueño, la Primera, no la interpretación. Y acabó yendo, por acompañar a un amigo. "Prueba". "Si no me van a coger...". Se sentía raro, su mundo era otro. La hierba, el sudor, el vestuario del Antequera, su equipo entonces. Pero salió una chica, Eva Yolanda, con la misma palabra: "Prueba". Y probó. "Me hicieron improvisar 30', 40' minutos", alrededor del fútbol. Cuando salió de allí su vida había cambiado para siempre. Le habían cogido para interpretar a Hugo, protagonista de Toy Boy, la serie que hoy estrena Antena 3 a las 22:45 (disponible también en Atresplayer Premium, donde los capítulos se estrenan con una semana de antelación, sin publicidad). En ella, Jesús encarna a un stripper.

Frame de la serie 'Toy Boy'. Jesús Mosquera, en el centro.

"Me vine a Madrid nueve meses para formarme". Clases de baile con Ahmed Karetti y Fidel Buika. De interpretación con Yael Belicha. Algún capítulo de Ahí Abajo, para probarse en rodajes. Para que dejara de ser un extraño en ese mundo que ahora era el suyo. El fútbol lo había tenido que dejar. "Debía dedicar a la actuación 24 horas". Y era consciente de una realidad: "Con 24 años la época de los filiales había pasado (el Betis B, el Málaga B), estaba en el Antequera, de Tercera". La Primera ya de verdad algo muy lejos.

La anécdota en el Málaga con Joaquín Sánchez

Había sido Jesús un central al que comparaban con Hierro ("aunque siempre jugara por la izquierda, como Godín"), que fue un niño de Brunete, pasó por los juveniles del Athletic y llegó a debutar con el Málaga, en un amistoso contra el Ajax B. De entonces es esa anécdota, que se le escapa entre risas. No extraña, es con Joaquín. "Estábamos los dos con los readaptadores, él con una lesión en el pubis. Y yo no paraba de mirarle, ¡era Joaquín!, ¡y lo tenía al lado! De pronto me mira: '¿Qué pasa?". Jesús pensó que le había incomodado. Pero no. "Que qué pasa, ¿por qué tú aquí en el gimnasio?". Jesús respiró, le contó su lesión. "Él no se acordará, pero yo no lo olvidaré nunca", dice. Como aquel casting que le llevó a la tele en la que nació La Casa de Papel, para hacer Toy Boy. Y volver a soñar alto.