El Euskadi-Argentina se suspendió por "una pataleta" de un intermediario

El presidente de la Federación Vasca justificó la suspensión del partido por el malestar del empresario argentino Tofoni al anunciarse antes de tiempo el amistoso y destaparse suspuestos casos de corrupción.

El Euskadi-Argentina se suspendió por "una pataleta" de un intermediario
AIOL

El presidente de la Federación Vasca de Fútbol, Luis Mari Elustondo, justificó el desaguisado de la suspensión del partido entre Euskadi y Argentina, anunciado a bombo y platillo a finales de agosto y suspendido días más tarde, una vez que la AFA fue dejando caer que no sabía nada al respecto. Todo deriva de una negociación emprendida con Guillermo Tofoni, director general de World Eleven, que posee licencia FIFA y tiene delegadas las competencias para la organización de amistosos del combinado sudamericano.

Elustondo compareció junto con la vicepresidenta primera de la FVF, Nerea Zalabarria, y el tesorero, Xabier Irusta. El primero fue detallando el proceso de negociación con Tofoni y el acuerdo de este para jugar en estas fechas en Elche contra Ecuador, número 66 en el ránking FIFA. El origen de este recorrido hay que encontrarlo en marzo, por un contacto de un argentino afincado en Madrid. “Las cifras eran prácticamente prohibitivas, eso impedía tener más ilusión de lo que es pisar la tierra”. Se fue redactando un contrato con 20 modificaciones en sus cláusulas. El Gobierno vasco lo veía con buenos ojos. “Tengo la responsabilidad de lo que ha pasado bueno y no tan bueno, estuvimos conectados con nuestra asesoría jurídica, y hemos tenido apoyos de nuestro secretario, licenciado en derecho. Hemos tenido toda la seriedad precisa, era la selección de mayor rango que podíamos tener en estos momentos”, resumió el mandatario de la Vasca.

Argentina no estuvo bien en la Copa América y llegó la sanción a Messi, pero las negociaciones siguieron su curso. Llegó el acuerdo con Tofoni, responsable del reciente partido de Argentina en Alemania. La firma se produce el 26 y la Federación Vasca lo anuncia inmediatamente, dos días más tarde, algo que sienta mal al intermediario. “Nos pudimos precipitar cuando anunciamos a los medios”, añade Elustondo. Hubo muchas correcciones, se aceptó que no viniera Messi pero sí estarían los del acta del partido contra Alemania del día 9 de octubre.

“Las negociaciones fueron bien llevadas, con seriedad y mucha consulta, al nivel de como se llevan estos pactos. El principal culpable es el que está en la cabeza, el presidente. Nos precipitamos”, insiste Elustondo, que va por su segunda legislatura y no tiene previsto dimitir por este error; agotará mandato el año próximo y se irá.

Al empresario argentino Tofoni también le soliviantaron las informaciones deslizadas en Euskadi de que había sido acusado por el 'Informe García' de la FIFA sobre sobornos para la favorecer la candidatura de Qatar para obtener la sede del Mundial 2022 y también que se publicaran cifras sobre el acuerdo. “Desde ese momento no he tenido contacto con él porque no lo ha querido tener, sí con intermediarios para recuperar este acuerdo”. Se habló hasta de un posible partido de vuelta en Argentina, de ver en Dortmund el encuentro contra Alemania con el seleccionador vasco Clemente, de traer a Messi al palco de San Mamés… pero “la relación fluida estalló con esos comentarios". "Estoy mucho más que molesto que él porque firmó un contrato que no ha cumplido; le pegó una pataleta”. Se detallaron las habitaciones, traslados, seguridad en el estadio… todo lo relacionado con un evento de esta envergadura.

En breve se reunirá la directiva de la FVF para decidir si denuncia a Tofoni. Lo normal sería ir con todo si creen que les asiste la razón. La cláusula novena del contrato firmado establece que “las partes no podrán divulgar cualquier información relacionada con este acuerdo”. “No somos miembros de FIFA y a veces nos tratan como una selección regional e incumplir con nosotros es más barato”, lamenta el dirigente. “Sobre todo vienen por dinero, también les vale para hacer ejercicio y también valoran el estadio. Los errores los asumo, pero necesitamos de comprensión. No he pensado en dimitir, el que trabaja y busca cosas e intenta sacar el mejor resultado no tiene ninguna obligación de sentirse culpable, podemos equivocarnos". Explicaciones que llegan muy tarde tras estallar una bomba mediática y en un organismo que es un habitual nido de filtraciones.