Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

ATLÉTICO 0 - CELTA 0

La gran noche de Rubén Blanco

El portero del Celta cuajó una actuación sobresaliente en el Metropolitano, salvando hasta cuatro goles rojiblancos.

La gran noche de Rubén Blanco
JUAN MEDINA REUTERS

El Atlético se estrelló en Rubén Blanco. El guardameta celeste fue el nombre propio, ya no del combativo Celta, sino de un partido que habría tenido un signo muy distinto si el cancerbero de Mos hubiese estado un poco menos acertado. El canterano celeste cuajó una de las mejores actuaciones de su carrera, sacando varias manos salvadoras y dando una lección de lectura y de mando en el área.

El portero gallego se hizo notar desde los primeros lances del encuentro. A los cinco minutos, el mosense ya había realizado dos intervenciones providenciales: primero atajó un cabezazo de Felipe en el área pequeña a los dos minutos e, inmediatamente después, evitaba de nuevo un gol rojiblanco, esta vez a João Félix.

Las paradas del canterano celeste dieron alas al equipo vigués, que había comenzado el encuentro con muchas dudas, y pronto comenzaron a plantarle cara al Atlético. Y no fueron las últimas que realizó en los cuarenta y cinco minutos iniciales. Cerca de cumplirse la media hora de juego, el 13 celeste volvió a demostrar sus reflejos tras un disparo de Renan Lodi desde la frontal y, al poco, volvía a negarle el gol a João Félix.

Tras la reanudación, más de lo mismo: otra gran estirada para evitar el tanto de Koke, que desde la frontal del área buscó sorprender al portero gallego, que se hacía más grande con el paso de los minutos. Solo una amonestación a falta de un cuarto de hora por perder tiempo empañó el brillante encuentro del mosense, que en los últimos minutos aún tuvo tiempo para hacer realizar una gran parada de reflejos a Morata. En el feudo del posiblemente mejor portero del mundo, Rubén firmó un partido digno de su homólogo rojiblanco que le sirve para, tras varias temporadas entrando y saliendo del once titular, confirmarse como primer portero del equipo dirigido por Fran Escribá.