Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

BARCELONA

Rakitic y el estatus perdido

El croata, titular en el 87,73 por ciento de partidos las dos primeras temporadas de Valverde, aún no ha estado en el once este curso. Su situación podría empezar a normalizarse.

Rakitic y el estatus perdido
Martin Rose Bongarts/Getty Images

Titular en el 87,73 por ciento de partidos las dos primeras temporadas de Valverde (93 de 109 oficiales), es extraño observar la situación de Ivan Rakitic en este principio de temporada. Después de un verano extraño en el que mientras él guarbaba silencio, su continuidad estuvo en el alambre, el cierre del mercado no ha cambiado de momento su condición de suplente. Rakitic no jugó ni un minuto contra Betis y Osasuna; salió en Bilbao en el primer partido porque la primera parte del Barça había sido un desastre; jugó minutos de la basura contra el Valencia y acompañó a Messi en la primera media hora del argentino en Dortmund. Rakitic, por cierto, había sido titular en el 91% de partidos de Champions desde que llegó el Txingurri. ¿Qué ha cambiado?

El caso Rakitic ha estado envuelto de un halo de misterio todo el verano. La primera sorpresa alrededor del ex sevillista fueron unas frías palabras de Valverde el 23 de julio durante la gira por Japón. Cuando todos esperaban una defensa a ultranza de un jugador al que había puesto como condición indispensable para su continuidad tiempo atrás, estuvo así de tibio después de que le marcase al Chelsea en el primer partido veraniego: "Es un jugador importante, lo ha sido en estos dos años. No lo sé si lo será esta temporada pero él siempre lucha por serlo. Ahora van a venir jugadores nuevos y él tiene que pelear por su sitio. Evidentemente, el tiempo va pasando y también hay jugadores nuevos, pero también es bueno tener competencia interna. Pero que ha sido un jugador importante y que lo puede ser, por supuesto".

Esas palabras de Valverde y ese mensaje ("el tiempo va pasando") abrieron el 23 de julio un caso que aún no esta cerrado. Rakitic estuvo rodeado de rumores hasta el cierre del mercado. Se especuló con que podría ser moneda de cambio en la operación Neymar y acabar en el PSG. La Juventus también pretendió su fichaje hasta última hora. Rakitic, al que se le quedó colgada una mejora de contrato después del Mundial de Rusia que Bartomeu no resolvió, no dejó clara su postura durante el verano. Pero lo que más sorprendió es ese aparente distanciamiento con el entrenador, del que había estado tan cerca deportivamente los dos últimos años.

Desde que apartó a Xavi de la titularidad en el curso de la temporada 2014-15, Rakitic había tenido estatus de indiscutible en el Barça. Jugador brillante tácticamente y solidario en el césped, el equipo siempre ha sido más en el campo con él. Por eso sorprende más que, una vez cerrado el mercado, no haya recuperado ya su sitio. Puede que Rakitic haya tenido la cabeza en otra cosa este verano o que Valverde haya tomado la determinación de rejuvenecer el centro del campo con la presencia de Arthur y De Jong en los puestos de interior. Un detalle, sin embargo, hizo pensar el pasado martes. Messi reapareció en el minuto 60 y, como si de su guardaespaldas se tratase, su salida fue acompañada de la de Rakitic. Messi y Rakitic, vecinos en Castelldefels, mantienen una muy buena relación dentro y fuera del campo. El argentino se siente cómodo con el croata en el césped y ya sabemos lo que significa eso en el Barça. Puede que la situación de Rakitic entre en una nueva dimensión con la reaparición del argentino. En Los Cármenes, los dos podrían ser titulares.